Opinión

Disparador de desarrollo

Actualizado el 19 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Disparador de desarrollo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ha pasado en muy pocos meses. El 29 de junio, el Instituto Tecnológico de Costa Rica realizó el primer “disparo” de plasma en el país, que apunta a utilizar ese estado de la materia como fuente de energía.

Entre mayo y abril, la joven costarricense Celeste Balladares vivió por dos semanas en un Marte simulado en el desierto de Utah, y probó en su superficie un robot construido por ella. En la Robotifest celebrada hace pocos días en la Universidad de Costa Rica compitieron equipos de diversos niveles y categorías. Casi a la vez, Cartago albergó la Olimpiada Nacional de Robótica, de la que salieron diez representantes a la Mundial. Poco antes, se anunció una alianza entre el Ministerio de Educación y una filial de la empresa Lego, para que 9.000 estudiantes utilicen simulaciones multicolor como herramientas de aprendizaje.

A mediados de julio, con el apoyo de la universidad estadounidense Rice, la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde) concentró a 20 universitarios para aprender y concursar en el diseño de dispositivos médicos. A principios de agosto, la UCR realizó un campamento con 50 estudiantes de Costa Rica y Nicaragua, quienes construyeron y volaron cohetes. En el parque La Libertad, 50 colegialas comenzaron una capacitación por 12 sábados, en programación, impresión 3D, realidad virtual y liderazgo, como parte del programa Mujeres en Tecnología.

A finales de setiembre, la compañía Fiserv celebrará su Programathon 2016, orientado al desarrollo de aplicaciones (apps) de utilidad para micro, pequeñas y medianas empresas. Y podemos seguir contando...

Estos ejemplos despejan cualquier duda sobre la densidad y diversidad de las iniciativas destinadas a desarrollar entre nuestros jóvenes intereses y capacidades en ciencia, tecnología e innovación. Y tan amplio como ellas es el talento para investigar, enseñar y aprender. Es decir, lo que en otros países es la gran barrera, aquí actúa como gran crisol.

El reto, ahora, es convertir los factores transformadores puntuales en un ecosistema articulado, que enrumbe y multiplique su impacto y sea un disparador de desarrollo. La respuesta pasa por políticas públicas lúcidas en contenido y eficaces en gestión, que permitan convertir las piezas dispersas en un robusto engranaje. Aún las estamos esperando.

(*) Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

  • Comparta este artículo
Opinión

Disparador de desarrollo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Eduardo Ulibarri

radarcostarica@gmail.com

Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

Ver comentarios
Regresar a la nota