Opinión

Columnista

Desiderata 2014

Actualizado el 29 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Desiderata 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un año que concluye es la óptima oportunidad para reflexionar y proponernos retadoras metas para el año que en pocos días empezará. El mejor consejo: un buen proceso de crítica, autocrítica y el compromiso sincero de superarse.

A pocas horas de iniciar mi examen de conciencia y, por esas felices coincidencias, me encontré con un intrigante artículo publicado por Mark Manson en el Huffington Post , titulado: “¿Cuál es la pregunta más importante que se puede uno hacer?”.

Según el autor, no hay grandes diferencias en los anhelos de los seres humanos. Una mayoría de personas en el mundo desea sentirse amada, ser feliz, tener buenas amistades y un buen trabajo que la haga sentirse bien, realizada y segura, y una buena reputación.

Pero ¿qué hace que unas personas sean exitosas en alcanzar sus sueños y otras no? La diferencia radica en conocer y decidir íntimamente la respuesta a esa decisiva pregunta que nos permite hacer realidad, o no, nuestros sueños: ¿cuánto esfuerzo, entrega y sacrificio estás dispuesto a dar para conseguir concretarlos?

En la vida, nada de lo que realmente importa viene fácil. Así, por ejemplo, la salud involucra estilos de vida sanos, buena alimentación y ejercicio. El amor y las relaciones familiares y sociales demandan nuestro tiempo, respeto y compromiso.

Es muy probable que esa meta deseada exija años de preparación, entrenamiento y experiencias, lo mismo que para los emprendedores, que deberán también asumir importantes riesgos y largas horas de trabajo.

El éxito no se improvisa, hay que trabajar duro, perseverar y tener el coraje de levantarse cuando las cosas no salen, e igualmente, con valentía, reconocer cuándo no se ha tomado la mejor decisión y se necesita un cambio. Pero lo más importante: hacer el cambio requerido.

Este proceso de reflexión es recomendable para evaluar nuestras metas personales, profesionales o empresariales, y también lo es para el análisis del país.

A pocas semanas de un proceso electoral, es urgente que todos reflexionemos sobre la Costa Rica que deseamos construir. Les invito a que seamos generosos con nuestros deseos, y a que, positiva y colectivamente, nos atrevamos una vez más a soñar en grande, pensando en una gran nación que, con buena distribución de la riqueza, dé el salto al desarrollo.

PUBLICIDAD

Claro, recordando las sabias palabras de John F. Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer el Estado por ti, sino, más bien, qué puedes hacer por tu país”. Esto significa que, en la difícil tarea de transformar el país, cada uno de nosotros no es un simple testigo, sino un destacado protagonista.

  • Comparta este artículo
Opinión

Desiderata 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota