Opinión

Cálculos nucleares

Actualizado el 29 de agosto de 2017 a las 11:00 pm

Opinión

Cálculos nucleares

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las percepciones sobre el poderío bélico de determinados países constituye uno de los factores centrales para la paz o la guerra en el sistema internacional. Así, las pruebas de misiles de diversos rangos llevadas a cabo por Corea del Norte, la más reciente ayer sobrevolando Japón, se orientan a disuadir posibles ataques militares que podría estar tramando Corea del Sur.

Más aun, mediante este tipo de provocaciones, Pionyang buscará plantear una negociación cuyo objetivo sería chantajear al Oeste, es decir, Estados Unidos. Ya en el pasado se intentó este camino en varias instancias, pero acabaron en un fiasco, con Corea del Norte robándose el pastel de cada fiesta.

A este punto, solo un loquito y, al parecer, el jefe norcoreano es uno de ellos, se aventuraría a oprimir la tecla atómica porque el resultado podría ser la destrucción de ambas naciones en la península de Corea. Además, hay la eventualidad de que vuelen chispazos más allá de la frontera china. Y aquí surge el quid del cálculo nuclear, pues jugar dados con estas dimensiones y riesgos conllevaría un precio impagable.

Sin embargo, el conflicto podría ser conjurado ya que Pekín no querría darse el lujo de ignorar los impulsos sicóticos del jefe norcoreano. Por su parte, Washington no tendría más remedio que intervenir, mas ¿cómo, cuándo y para qué?

Yo apostaría a que Kim, aunque loquito, no se arriesgaría a ordenar el Götterdämmerung de su país. Él es un chantajista montado en una ojiva atómica con una gruesa chequera en el bolsillo. Y en esta coyuntura sería más propenso que nunca a ver que saca en cash de la partida.

Agreguemos ahora un factor inesperado. El viernes, el presidente Donald Trump decretó emprender un salto de ciencia y tecnología en los armamentos nucleares estadounidenses. Las instrucciones subrayan que este inmenso trabajo debe realizarse lo antes posible y con tal fin se le ha asignado una factura inicial de “$1 trillón”.

Y el proyecto va en serio. Supongo que Kim estará ahora valorando qué hacer. ¿Podría quizás sacar un piquito de todas esas platas?

  • Comparta este artículo
Opinión

Cálculos nucleares

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota