Opinión

Columnista

Armas químicasen Siria

Actualizado el 01 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Armas químicasen Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Nos han llegado desgarradoras imágenes de cientos de civiles muertos en Siria, entre los que tristemente hay niños. A la fecha y según manifestaciones de personeros en el sitio, de organizaciones como Médicos sin Fronteras, hay fuertes indicios de que se trate de un ataque con armas químicas.

Una misión verificadora de la ONU finalmente ingresará a Siria. Esto, tras fuertes presiones de la comunidad internacional. Preocupan, sin embargo, los limitados poderes dados a la misión y las posibles maniobras del Gobierno sirio para evitar que esta cumpla su mandato. El posible uso de armas químicas ha provocado una fuerte y necesaria movilización diplomática, que anticipa algún tipo de intervención armada en contra de las fuerzas del Gobierno sirio. El grado de reacción o intervención está aún por definirse.

A la fecha, la comunidad internacional ha estado reticente a intervenir en Siria, pese a que en el conflicto han fallecido más 100.000 personas y ha ocasionado millones de desplazados dentro y fuera del país. Las experiencias en Libia, Irak y Afganistán han provocado extrema cautela, al punto que la promesa de armar a los rebeldes opositores no se ha concretado aún. Eso sí, Obama había advertido que el uso de armas químicas sería traspasar una clara línea roja.

Al momento de escribir estas líneas, la cautela había cedido a una fuerte retórica de parte del secretario Kerry y otros personeros del Gobierno estadounidense, al punto de que no se cuestiona si se atacará a Siria, sino cómo y cuándo.

Las últimas horas están siendo aprovechadas para obtener respaldo internamente y de aliados estratégicos. De ahí, la suspensión de vacaciones de los parlamentarios ingleses, y el apoyo francés y el de la Liga Árabe, entre otros.

De comprobarse el uso de armas químicas, solo queda intervenir ante la fragrante violación del derecho internacional y ante la constatación de crímenes de lesa humanidad. No actuar minaría la credibilidad internacional y podría ser interpretado como debilidad, lo que podría invitar a nuevos ataques, incluso en el futuro, en otras partes del mundo. El quid es hallar la medida adecuada de intervención que mejore y no agrave la situación para el pueblo sirio.

PUBLICIDAD

Otro tema relevante es que se podrían realizar acciones, una vez más, fuera del marco del Consejo de Seguridad, como en anteriores intervenciones. En este caso, debido a la oposición de Rusia y China, lo cual denotaría otra vez las debilidades de la ONU, un órgano que fue concebido para las realidades de 1945, y que queda en deuda para el siglo XXI.

  • Comparta este artículo
Opinión

Armas químicasen Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota