Opinión

Buenos días

Ampliación de ruta 27

Actualizado el 04 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Ampliación de ruta 27

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Consejo Nacional de Concesiones (CNC) debe explicar por qué declaró no prioritaria la ampliación de la carretera San José-Caldera.

No hacen falta consultorías millonarias para determinar que la vía de 78 km, diseñada hace casi cuatro décadas, es obsoleta, pues por sus dos carriles de ida y dos de vuelta circulan, en promedio, 50.000 vehículos al día, según datos del MOPT.

Justo hace un año, el 16 de setiembre del 2013, la Contraloría advirtió lo evidente: “La carretera presenta muestras de congestionamiento, situación que impacta sobre la calidad del servicio para los usuarios, mientras en la Administración se observa falta de gestiones eficaces para implementar las soluciones que el contrato prevé”.

Por “Administración” dijo Gobierno, dijo CNC, y como que ninguno se da por aludido.

Ahora, el CNC dice que faltan estudios de factibilidad técnica. Si a estas alturas no los ha iniciado, que, por favor, la Casa Presidencial les pegue el grito, pues, cuantos más años retrasen la decisión, más millones de dólares costará la obra, más subirá el costo de peajes y más se afectará la economía del país.

Es más, con este ritmo es probable que se repita la historia de la reconstrucción de los 59 km de San José a San Ramón, cuyo costo, por dimes y diretes, se disparó de $197 millones en el 2005 a $550 millones, hoy.

¿Que hacen falta estudios financieros, legales y socioambientales? Ya el CNC los debería tener en proceso, pues desde abril del 2009, casi un año antes de la apertura de la vía, el entonces concesionario Autopistas del Sol preveía que entre los cinco y diez años de operación deberían ampliar carriles. A esos cinco años se llega en enero.

El CNC debe tener en cuenta otro factor de saturación: la ruta 27 sería la principal vía de comunicación para el nuevo aeropuerto internacional, que estaría ubicado en Orotina, si todo sale bien, en unos 10 o 15 años.

Es decir, esta ruta no es una más, es vital para el tránsito hacia todo el Pacífico, tanto hacia la zona norte como la sur y, por ello, resulta incomprensible que el CNC no tenga decisión.

El nuevo concesionario, Globalvia, entregó en febrero el plan de ampliación. ¿Qué espera el Gobierno? La explicación es necesaria, pues quienes transitan por ahí, todos los días, son los que sufren las consecuencias de esta falta de decisión, y, cuantos más años, más grave será el impacto para el país.

  • Comparta este artículo
Opinión

Ampliación de ruta 27

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Armando Mayorga

amayorga@nacion.com

Jefe de Redacción

Ingresó a La Nación en 1986. En 1990 pasó a coordinar la sección Nacionales y en 1995 asumió una jefatura de información; desde 2010 es jefe de Redacción. Estudió en la UCR; en la U Latina obtuvo el bachillerato y en la Universidad de Barcelona, España, ...

Ver comentarios
Regresar a la nota