Opinión

Abril intenso

Actualizado el 16 de abril de 2017 a las 12:00 am

Opinión

Abril intenso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con motivo de mi primer chequeo semestral posoperatorio, sumado a unas necesarias vacaciones, aprovechamos la Semana Santa para viajar a los Estados Unidos, unos días que han resultado cualquier cosa menos aburridos.

El color verde y los cuadros típicos de la indumentaria por la celebración del Día de San Patricio cedieron a las palmas del Domingo de Ramos, símbolo de la entrada de Jesucristo a Jerusalén.

La juramentación del noveno integrante de la Corte Suprema de Justicia, Neil M. Gorsuch, celebrado por una mayoría de republicanos al romperse el empate técnico en la Corte de 4-4, 14 meses después de la muerte del juez Antonin Scalia, representa un giro a una línea más conservadora. La primera prueba de fuego será muy probablemente la segunda orden ejecutiva de prohibición de ingreso a los Estados Unidos de refugiados y de seis nacionalidades de origen.

La ratificación de Gorsuch fue a un alto precio, al haber los republicanos optado por lo que se conoce como “la regla nuclear”, un cambio en las normas de elección de jueces federales y miembros del ejecutivo, que permite simple mayoría y no los 60 votos requeridos. Según el senador McCain, será un triunfo de corta data cuando los republicanos sean minoría.

En Florida tuvo lugar un difícil primer encuentro entre los líderes de las dos economías más importantes, luego de la fuerte retórica proteccionista de Trump en campaña. Resulta paradójico que sea China el actual enarbolado del libre comercio, la globalización y la protección del ambiente.

Un tema común, entre ambas potencias, son las ambiciones nucleares de King Jong-un, cuyas provocaciones incitaron a la movilización militar de los Estados Unidos hacia la península coreana y el despliegue diplomático chino hacia Corea del Sur.

El tema más relevante ha sido Siria, luego del envío de los misiles como respuesta al uso de armas químicas. No ha habido claridad de lo que seguirá. Por una parte, Nikki Haley, embajadora ante la ONU, habló de un cambio de régimen; el secretario de Prensa, Sean Spicer, erró al usar un término inadecuado; y el secretario de Estado, Rex Tillerson, si bien inicialmente negó un cambio de política hacia Siria, ahora señala que los días de Bashar al-Asad están contados y ha partido para Rusia luego de la reunión del G-7. Veremos qué sucede en los próximos días.

  • Comparta este artículo
Opinión

Abril intenso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota