Opinión

Más ceguera dogmática

Actualizado el 16 de marzo de 2001 a las 12:00 am

Opinión

Más ceguera dogmática

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

De nuevo, don Rodrigo Carazo muestra ceguera dogmática al afirmar que "el dios mercado falló" y que los apagones que sufre California son consecuencia de la liberalización o desregulación de la industria de la electricidad. Esto es totalmente falso.

La verdad es que la Ley de desregulación de 1996 ató las manos de las compañías privadas al obligarlas a vender sus plantas generadoras a operadores independientes para luego tener que comprar la energía y convertirse en simples distribuidoras. Además, se obligó a los generadores a vender a una monopolística "Central de Poder" en Pasadena, y se les prohibió contratar a generadores privados individuales; y la Ley dispuso que cualquier compañía privada tenía que comprar la electricidad a esa Central de Poder a precio más alto que el que esta la había recibido de cualquiera de las plantas generadoras, en un mercado manejado por el gobierno estatal. También se impuso una rebaja del 10 por ciento en el precio de venta, y la comisión estatal de energía rechazó subsecuentes solicitudes de aumento. Cualquier nuevo competidor tenía que cobrar esa tarifa, lo que impidió la entrada de muchas compañías al mercado. ¡Nada de esto es libre mercado!

En cambio, a las compañías estatales en ciudades como Los Ángeles se les permitió conservar sus plantas generadoras, no tienen que pagar impuestos y tienen fácil acceso al crédito público a través de la emisión de bonos municipales. Además, pueden comprar electricidad a generadores federales a precios subsidiados. El resultado era inevitable: las compañías privadas quebraron y surgieron los apagones.

¿Qué clase de "liberalización" o "desregulación" le impone a las empresas cómo deben organizarse, a quién y en cuánto pueden comprar o a cuánto pueden vender?

Si don Rodrigo quiere aprender qué pasa cuando se hace una verdadera liberalización del mercado de electricidad, vea la de Pennsylvania, que logró que las tarifas bajarán un 30 por ciento y que las personas puedan escoger entre más de 130 compañías privadas, generando gran satisfacción según los sondeos. La diferencia: las tarifas las fijan los consumidores, no el Gobierno.

(*) Movimiento Libertario

  • Comparta este artículo
Opinión

Más ceguera dogmática

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota