4 septiembre, 2016

Publicidad con la bandera

Universidades privadas usan colores patrios

La ley que regula el uso de los símbolos nacionales indica en su artículo 14 que está prohibido tomar los colores nacionales como una marca de fábrica o de comercio. Ni la bandera nacional ni la combinación de sus colores, ni el escudo nacional podrán, en ninguna ocasión, tomarse como distintivo o divisa de partidos, asociaciones políticas, literarias o comerciales, dice la ley.

Eso sí, los ciudadanos podrán en días de fiesta civil y en ocasiones especiales adornar sus casas con banderolas con los colores nacionales, según el artículo 3 de esta misma ley. Algunas universidades privadas deberían revisar su publicidad para no contravenir lo dispuesto en esta legislación.

Cristina Solís Soto

Heredia

Reclamo sin solución

Recientemente, en la convulsionada carretera hacia El Alto de Guadalupe me chocaron, por lo que llamé a solicitar información al Centro de Reclamos de Automóviles del Instituto Nacional de Seguros (INS), para despejar dudas sobre las coberturas de mi póliza. Sin embargo, el empleado público me atendió de muy mala manera. Al preguntarle por qué me hablaba de esa forma me dijo que por faltarle el respeto me cortaba la llamada. Volví a telefonear y me pasaron a otro departamento, donde nadie contestó, por lo que solicité a un taller privado hacer el avalúo.

Estas situaciones se dan muy seguido en algunas instituciones públicas, lo cual es muy desmotivador; uno paga para recibir, en teoría, un buen servicio.

Una de las pocas instituciones públicas que dan un buen servicio es la Caja Costarricense de Seguro Social. Yo la defenderé hasta la muerte, pues gracias a la seguridad social estoy vivo, tras ocho minutos, técnicamente, sin vida.

En el Hospital Calderón Guardia el personal hizo hasta lo imposible para que yo saliera de ahí como estoy hoy: feliz y con un buen tratamiento que me da una excelente calidad de vida. Vale la pena pagar cuando se recibe buena atención.

Miguel A. Barboza Retana

Goicoechea

Contrato firmado

Con respecto a la carta del señor Danny Alvarado Jiménez ( Cartas, 27/8/16), hicimos nuestras investigaciones internas y verificamos, al revisar el contrato, que  el cliente firmó  un documento en el que se  le explican las condiciones y cambios que iba a sufrir su plan de datos, por lo tanto, sí fue debidamente informado por nuestro agente.

Les solicitamos  a nuestros clientes que si se les presenta cualquier dificultad con alguno de nuestros productos o servicios  nos contacten a través del correo electrónico  clientes@claro.cr  para poder agilizar los procesos.

Carolina Sánchez

Vocera de Claro

Buen artículo

Felicito a la economista Sylvia Saborío por su excelente artículo “Transporte público: tragedia en dos actos” ( La Nación, 31/8/16). Pocas veces se expone con argumentos tan contundentes y con tanta claridad el problema relacionado con los autobuseros y su negativa a aceptar el pago electrónico en sus unidades.

La solución es fácil y está a la vista. Solo falta una decisión política definitiva para acabar con este tipo de abusos hacia los costarricenses.

Anita Ohlsson Ohlsson

Santa Ana

Problema resuelto

Agradezco a la gerenta Susan Vargas, del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), por la atención y la solución expedita a mis dos quejas planteadas en este espacio. Los adultos mayores ya no hacemos fila, pedimos a la oficial de seguridad una ficha y entramos de inmediato al sistema. Además, resolvieron el problema en mi servicio de Internet y reconocieron a mi favor el monto por los días sin el servicio.

Así opera una institución seria, donde el usuario es su razón.

Mario Valverde Montoya

San Pedro, Montes de Oca

Fervor patrio

Aún recuerdo el fervor con que los alumnos de primero a sexto grado, en el salón de actos cívicos de mi vieja escuela, cantábamos para esta época el himno nacional, al 15 de setiembre, La patriótica y hasta el himno de la escuela, tradición que se perdió, tristemente, al llegar a la secundaria y a la universidad.

Melvin Cavero Araya

La Florida Tibás

Trato en el San Juan

Gracias al personal de Enfermería y a los trabajadores que asean a los pacientes, por el trato tan especial que tuvieron con mi padre, Rafael Romero Córdoba. Él estuvo cerca de 15 días internado en Neurología en el Hospital San Juan de Dios y no tengo palabras para dar las gracias por los innumerables atenciones hacia él, un adulto mayor de 91 años.

Agradezco en especial a la doctora Villanueva por la atención y por estar pendiente de su salud. El San Juan de Dios es un gran hospital.

Mario Romero Orozco

San José

Etiquetado como: