7 septiembre, 2014

Minería en río

Respuesta a lector

En respuesta a la carta a la columna “Río Tempisque”, la Dirección de Geología y Minas informa que en este río existen seis concesiones mineras para la extracción de materiales en su cauce, registradas en los expedientes 16-2008, 6-2003, 24-2005, 3-2001, 4-2001, 5-2001 y 6-2001. De estas, las tres primeras se encuentran activas y las otras en trámite administrativo de prórroga del plazo de vigencia, por lo que no existe autorización para realizar labores de extracción.

La extracción que se desarrolla en ese pequeño sector de la gran cuenca del río Tempisque solo se realiza en el cauce húmedo, o sea, solo donde corre el agua en el momento de la actividad. Las riberas son zonas de protección, y en ninguna inspección se ha logrado verificar que la extracción se realice en los márgenes o que alguna ribera tenga evidencias de extracción de arena, así como no es correcto aseverar que la extracción de arena es la causa de la falta de agua en Guanacaste.

La Dirección de Geología y Minas inspecciona periódicamente estas concesiones de acuerdo a un rol de control y seguimiento minero establecido. De cada una de sus inspecciones, se elabora un oficio que se registra en los expedientes mineros respectivos, los cuales son públicos y están a disposición de los interesados.

En lo que respecta a denuncias, a las que se recibieron a la fecha se les dio la debida atención; incluso, se coordinaron operativos con Fuerza Pública, donde hubo decomisos y detenciones. Estas causas están siendo procesadas por parte de la Fiscalía de Santa Cruz.

Enid Gamboa Robles

Subdirectora a.i. de Geología y Minas

Queja a Credomatic

Es abusivo e irrespetuoso la forma como Credomatic intenta “seducir” a las personas con sus tarjetas de crédito, con prácticas que inclusive van más allá de lo que uno podría imaginar y que tergiversan hasta la respuesta de las personas. ¿Será que hay que revisar continuamente los estados de record crediticio de Sugef para ver en qué momento te han dado un producto sin la autorización respectiva?

Todo esto se relaciona con que el 28 de agosto, a las 6:22 p. m., recibí en mi correo electrónico un estado de cuenta con información de una tarjeta que no tengo y mucho menos que había autorizado. Llamé a la línea de atención 2295-9898 y una persona me indicó que efectivamente tengo una tarjeta, pero que no la puede cancelar, y me traslada a servicio al cliente.

En esa línea me indicaron que no tengo ninguna tarjeta, y pregunté cómo me decían eso si me hacen llegar un estado de cuenta, que aunque los montos están en cero se refiere a un producto crediticio que no solicité.

Para “seducirte” y darte sus productos, no escatiman, pero para efectos de brindar una explicación racional no pueden. ¿Quién regula las actividades que hacen este tipo de entidades? ¿Qué hace Sugef ante estas prácticas abusivas? ¿Cómo soluciona Credomatic este tipo de problemas de forma pronta y eficaz?

William Venegas Fallas

San José

Abuso en cobro

El 12 de agosto del 2014 llené el tanque de mi carro con gasolina regular, en el Servicentro San Rafael (Servicentro El Alto S. A.), como normalmente lo he hecho semanalmente por varios años. Me cobraron ¢47.518, cantidad que no le entra a mi carro aun vacío. Pagué no sin antes presentarle la queja al administrador, quien lo único que me dijo fue que las máquinas están bien calibradas.

Con el fin de demostrarle a ese señor que eso no era así, regresé el 26 de agosto con la luz de reserva encendida y parpadeando, ya que el sensor indicaba que tenía combustible únicamente para cuatro millas. Llamé al administrador para que comprobara que el carro estaba prácticamente vacío, y procedí a llenarlo, con la sorpresa que le entraron ¢40.105, lo que le demostraba que algo no andaba bien, sin embargo, aun así me repitió que las máquinas estaban bien calibradas.

Por esta razón, quiero solicitarle a los clientes que tengan mucho cuidado con ese servicentro; en lo que respecta a mí, nunca más volveré.

Víctor Ml. Barboza V.

San José

Bajar costos de salud

Dice el periódico La Nación, refiriéndose a la crisis de los hospitales de la CCSS, que “86.000 cirugías hacen fila”. Yo me atrevo a afirmar que no hay ningún familiar de los altos jerarcas de todo el Gobierno y de las personas con recursos financieros que pueden recurrir a la medicina privada, que esté en esa situación, ni siquiera esperando una gastroscopía ni un ultrasonido.

Es evidente que hace tiempo la cantidad de asegurados sobrepasó la capacidad de atención para los pacientes que necesariamente deben acudir a los hospitales y clínicas del seguro social; por eso yo me pregunto: ¿no habrá alguna forma de que la CCSS gestione un convenio con la medicina privada, en donde se garanticen precios verdaderamente favorables y pueda enviar los pacientes que el seguro no puede atender?

Carlos Campos Ureña

La Unión

Publicidad engañosa

Con frecuencia, Avianca anuncia promociones promoviendo la compra de millas y el uso de estas para viajar a distintos destinos. Establece fechas para la redención de las millas y cuando uno trata de comprar un tiquete, por ejemplo, para Río de Janeiro, no existe ninguna posibilidad de hacerlo aunque uno lo haga en las primeras horas del día anunciado de la promoción. El último engaño fue la publicidad para adquirir tiquetes con redención de millas del 12 al 25 de agosto. Curiosamente, muchas personas compraron por Internet el día 11 de agosto y al día siguiente que se iniciaba la promoción, ya estaban agotadas las posibilidades de comprar para la mayoría de los destinos. Jugoso negocio hace Avianca con el asunto de Lifemiles.

Gilberto Ugalde Esquivel

Zapote

Etiquetado como: