22 septiembre

Más multas y más paz

Infracciones por contaminación sónica

Para poder vivir en un ambiente menos ruidoso, esperamos con ansias el día que los policías de tránsito multen a los infractores por contaminación sónica, tal como lo establece la nueva ley de tránsito. Además de recolectar millones de colones, el problema se solucionaría en pocos días, porque una multa de casi ¢307.000 disuade a cualquier dueño de vehículo.

Abundan los motociclistas con escapes libres, así como sitios donde los furgones en forma innecesaria emiten un ruido estruendoso que es una legítima tortura. Quiero mencionar algunos lugares que conozco bien, donde hay millones de colones en multas “esperando”: a) entre las iglesias de San Francisco de Dos Ríos y Zapote, b) entre el Automercado en Los Yoses y el Mall San Pedro, y c) entre Plaza del Sol y Muñoz y Nanne en San Pedro. Esperamos a los tráficos.

Christopher Vaughan Dickhaut

San José

¿Qué nos pasa?

Uno de los peores males que puede contagiar a una sociedad es aceptar como normal que sucedan algunas cosas indebidas y que eso no produzca el mínimo de preocupación; esto sería la aceptación pasiva de una realidad caótica.

Cuando una funcionaria de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) le entrega a un adulto mayor una cita para cuatro años después y ni siquiera se inmuta; cuando los jerarcas ven normal que construir cualquier obra de infraestructura tarde 25 años, cuando aceptamos el colapso vial de la Gran Área Metropolitana por la falta de decisiones para un buen transporte público, cuando un dirigente político a cargo del comité de ética de un partido manifiesta con descaro que comprar votos es normal, cuando el fiscal general no ve problema en que la gente tenga sociedades fantasma para trasladar fondos de dudosa procedencia, entre otras muchas otras cosas, es momento de expresar, como dijera un comediante mexicano: ¿Qué nos pasa?

Gustavo Elizondo Fallas

Santa María de Dota

Cliente atendido

En Tigo, nuestros clientes son lo más importante. Atendimos el caso expuesto en este espacio por el señor Germán González Pana (7/9/2017) y le informamos que en su zona se ejecuta un plan para mejorar la experiencia, por lo que sus servicios se normalizarán con la mayor brevedad posible. Agradecemos a nuestro cliente su lealtad y con gusto atenderemos cualquier otra consulta vía telefónica al 1722, en nuestra página web y en nuestro perfil de Facebook.

Jairo Ledezma Fallas

San José

Buenas intenciones

Loables e inocentes intenciones son las de la diputada Natalia Diaz Quintana en un artículo que publicó hace unos días en La Nación, acerca de las soluciones que aportaría la explotación del gas natural en nuestro país. Sin embargo, no está tomando en cuenta que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y sus defensores no van a permitirlo. En el ICE ya están inventando hacer otra represa, de esas que cuestan varias veces lo presupuestado y que pagamos mediante tarifas “los de a pie”.

Luis Mora Sancho

Montes de Oca

Libertad en duda

¿En realidad somos libres? Al ver cómo vivimos la mayoría de los costarricenses, con la mayor parte de las viviendas enrejadas, rodeadas de alambre navaja, que más parecen pequeñas cárceles, que da miedo salir a la calle por el riesgo de que se arme una balacera entre los grupos de narcotraficantes que abundan, o al ver en las noticias la corrupción tan grande que carcome los tres poderes de la República y que cada cuatro años el pueblo es engañado por los políticos, ¿somos libres?

No nos engañemos más. Sí, nos independizamos del dominio de los españoles, pero seguimos siendo siervos menguados de los políticos corruptos. La patria se ama y se defiende con hechos y acciones, siempre en la búsqueda del bienestar del pueblo.

Carlos Siles Meza

San Blas, Cartago

Etiquetado como: