25 septiembre, 2014

Buses de Paraíso

Queja por mal servicio

Quisiera que alguien del CTP pusiera en regla el servicio de transporte público en Paraíso de Cartago. Es imposible llegar a tiempo a los trabajos cuando hay buses que a veces sí pasan y a veces no. Y lo digo en todas las rutas, pero principalmente en la ruta de Paraíso - San José. Aparte de que el pasaje no es nada barato (cuesta ¢950), el servicio es malísimo a todas horas del día. Por ejemplo, el 15 de setiembre, a las 6 p. m., ya no había buses de San José a Paraíso. Y los que tuvimos que trabajar, ¿cómo hacemos? Diay, juéguesela a como pueda para llegar a Cartago y desde ahí, otro martirio: los buses en esa ruta de Cartago a Paraíso centro (y eso si hay) o Cervantes salen cuando les da la gana o bien cuando ven que el bus tiene un poquillo de pasajeros. Es tan malo el servicio que cuando hay actividades como las de agosto en Cartago centro, esos buses van a reventar.

¿Dónde está la supervisión del CTP? Con el desorden que ahí hay actualmente, será difícil arreglar este problema.

Juan Carlos Mora Molina

Paraíso, Cartago

Agradecimiento

Una felicitación al Dr. Juan Carlos Alvarado Marín y a su equipo de colegas, así como al anestesiólogo y enfermeras de la unidad médica Vascular Periférico del Hospital Calderón Guardia, por el alto profesionalismo mostrado por cada uno de ellos durante la operación y posterior recuperación, pues me realizaron una safenectomía el pasado 28 de agosto de 2014. También felicito a la secretaria de esta unidad médica, pues siempre está muy atenta con la programación y citas de los pacientes.

Es digno resaltar que este hospital en general ha mejorado notablemente la atención a los pacientes.

Jeffrey Hines Thomas

San Pedro, Montes de Oca

‘Gente buena’

Quiero dar mi sincera felicitación a la campaña publicitaria que viene haciendo Canal 7 enalteciendo a la gente sencilla como principal valor de Costa Rica.

“Gente buena” expresa en dos palabras la simpleza del verdadero tesoro y cualidad que dan fundamento a nuestro país.

Gustavo Halsband Leverato

Escazú

Disconformidad con delegación policial

Los policías de San Juan de Dios de Desamparados no cumplen con su deber: usan la delegación solo para dormir y comer, y la radio patrulla para hacer turismo. Vivo en un distrito plagado de drogas y asaltos. Los agentes policiales pasan por las barras donde están planeando fechorías, consumiendo drogas, ingiriendo licor y alterando la tranquilidad de los vecinos, y no hacen requisas.

Después nos alarmamos cuando hay muertes y bandas que controlan un distrito.

Claudio Alfonso Meléndez Jiménez

Desamparados

Armas en Costa Rica

No es mediante una campaña de desarme que el Gobierno sacará las armas de las calles. Es mejorando el sistema judicial para que los criminales sean sacados de circulación, en vez de estar ideando estrategias de cómo liberarlos. Es mediante controles migratorios estrictos, que desestimulen la inmigración de delincuentes. Es mediante la búsqueda de financiamiento para aumentar la capacidad de las cárceles, y mediante medidas anticorrupción fuertes para que los jueces no liberen narcotraficantes. Señores de Gobierno: Quítenele a Costa Rica el estigma de ser un paraíso para delincuentes y verán cómo baja la tenencia de armas.

Marco Calvo Ferllini

San José

Fuerza Pública

Me pregunto, ¿por qué si abolimos el ejército hace 65 años, los jefes de la Policía insisten en presentarse con uniforme militar de gala, con todo y las charreteras, divisas militares y decoraciones a un lado de no sé cuáles batallas, en un país que es imagen de pacifismo y anti ejército para el mundo?

Y además se hacen acompañar de otros oficiales también ataviados a la usanza militar y otros de menor rango con uniforme propios de los ejércitos. Prefiero la forma de vestir civil del ministro Celso Gamboa, sin aspavientos de olorcillos militares erradicados del gusto de los costarricenses y con una eficiencia que se traduce con hechos.

Mario Valverde Montoya

San Antonio de Desamparados

Todos son culpables

La Nación publica la barbarie que pasa en nuestras calles y todos se excusan. Pero ¿han visto lo que en realidad sucede?

a) Las pruebas para licencia son ridículas e irrisorias, tal y como se le enseña a un niño en kínder; nadie enfrenta la realidad de las carreteras. b) Los tráficos se han ganado su muy mala reputación de corruptos, nadie los respeta y tampoco les preocupa si hay controles, ya que fácilmente se evaden o los compran. c) Leyes y multas no producen el efecto necesario por ser muy bajas y porque se pueden apelar y el malhechor se escapa del castigo. d) Drogas (el alcohol pasó a segundas). No existen métodos para comprobar las causas de la euforia del chofer o del porqué ocurrió el accidente, nadie lo entiende y se habla de que los sensores alcohol dieron negativo.

En resumidas cuentas, en cualquier momento nos matan en carretera y nadie es culpable

Edmundo Rodríguez Rodríguez

Paraíso, Cartago

Etiquetado como: