21 junio, 2015

Mejoras en la ruta 32

Carriles quedan muy angostos

La intención de colocar postes abatibles fue buena, y viajar de noche en la ruta 32 ahora es una belleza, pero no resolvieron el problema del cambio en los carriles para adelantar. Se gasta más tiempo del cruce de Río Frío hacia San José, se hacen muchas presas y hay que subir en la primera o segunda marcha, lo que gasta combustible. Antes las presas estaban en el sentido contrario, pero de bajada no se necesita una marcha fuerte, por lo que no se pierde tanta gasolina.

Además, si en el trayecto donde se colocaron postes hay un solo carril, si un vehículo sufre un desperfecto, se da un derrumbe o una ambulancia requiere pasar con urgencia, se imposibilita el tránsito por lo angosto del carril y la presencia de los postes. Es importante, además, regular los horarios para camiones, y que se amplíen los carriles de la carretera.

Efraín Solís Ureña

San José

‘Desorientación’

Si con intención de ir a playas del Coco tomo la ruta de Pérez Zeledón, no estoy en una orientación diversa, sino errónea: estoy totalmente desorientado. Análogamente, si pretendo ejercer la sexualidad masculina que me dio la naturaleza al dotarme de determinados órganos, sería erróneo orientarme hacia otro varón: estaría totalmente desorientado en cuanto a mi naturaleza más profunda. Lo equivalente sucedería en caso de ser mujer.

El hablar de “diversidad de orientación sexual” no es más que un intento lingüístico de justificar y dar por bueno y normal lo que es en realidad una anomalía funcional –enfermedad no, pero sí anomalía– como lo es también, por ejemplo, el daltonismo. A nadie se le ha ocurrido, para no discriminar a los daltónicos, cambiar los colores de los semáforos, que son válidos para la inmensa mayoría. Tampoco tiene sentido intentar cambiar el papel diferenciado de los sexos –gracias a lo cual subsiste la humanidad– mediante leyes estatales contrarias a la naturaleza. Esto no es discriminar, sino aceptar la realidad.

Carlos Olivera Lahore

Rohrmoser

Matrimonio sí

Jesús nunca habló contra los homosexuales; por favor, no interpongamos argumentos religiosos para justificar fobias y prejuicios personales. Jesús mandó a todos a amarse y no juzgarse.

La homosexualidad es totalmente natural, pues se da en la mayoría de las especies. La diversidad sexual es pan de todos los días en Costa Rica, no hay nada más antisocial que discriminar a las minorías. La comunidad LGBTI paga los impuestos, compra y vende productos y servicios, al igual que las demás personas.

Cada vez más Estados (laicos o no) aprueban los matrimonios entre personas del mismo sexo. Tampoco hace falta que todos tengan hijos por medio del coito: la “escasez de humanos” no es un peligro latente para la humanidad. Todas las personas tienen el derecho a formar una familia legalmente, y no a escondidas. ¿No pagamos todos impuestos para vivir en una sociedad que nos respete? Vivimos en un país de derecho y respetuoso de las normas civiles, jurídicas y sociales. Costa Rica es defensora de los derechos humanos.

Róger Acuña Valverde

Curridabat

La labor del CTP

El Consejo de Transporte Público, donde algunos integrantes son juez y parte en la toma de decisiones, ha sido ineficiente e inoperante en sus funciones y responsabilidades. Es necesario que la Aresep apruebe y fiscalice las concesiones de las rutas de buses y placas de taxis, y los reglamentos operativos correspondientes, tal como lo indicó el regulador general.

Los costarricenses que pagamos impuestos nos beneficiaríamos al economizarnos los recursos que van hacia una entidad que ya no responde a su misión asignada, al igual que algunas otras entidades públicas. Sería un buen inicio para hacer una reforma apropiada al Estado.

Ramiro H. Jiménez Rodríguez

San José

Desaciertos médicos

Todo comenzó el 1.° de mayo, con una mala posición al correr que hizo que mi tobillo fallara. Al llegar a Emergencias del Hospital Max Peralta, el diagnóstico fue un esguince grado II. Cinco días más tarde, fui al hospital México porque las molestias eran mayores. La radiografía reveló una fractura en el tobillo. Ese fue el primer desacierto del Max Peralta.

En mi segunda cita el médico tratante indicó que ya era suficiente tiempo de inmovilización, y que debía quitarme el yeso. Sin radiografía, valoración, ni rehabilitación. Segundo desacierto. Para que sea mayor la equivocación, me incapacitaron por 10 días solo después de que le supliqué que lo hiciera. ¿Cómo un médico da de alta a un paciente sin tener la certeza de que se recuperó?

Cinthia Lucrecia Sáenz

Cartago

Etiquetado como: