20 noviembre, 2014

Cobro duplicado

Parte por mal parqueo

El 15 de febrero le realizaron un parte a mi vehículo por haberme estacionado en zona de los nuevos parquímetros cerca del Hospital Calderón Guardia sin haber puesto el recibo. Ese mismo día pagué el parte en el Banco de Costa Rica de Plaza del Sol, precisamente para no tener que pagar intereses, cumplir con mi deber ciudadano y que no me saliera nueve meses después en el marchamo.

¿Cuál es mi sorpresa cuando consulto el marchamo y me sale el parte sin pagar y además con intereses? Lo peor de todo es que consulto a Control Vial de la Municipalidad de San José, y me indican que efectivamente me sale cancelado el parte, pero que para aplicarlo y que no me salga en el marchamo, tengo que autenticar con un abogado el recibo y cumplir una serie de requisitos para entregar mi reclamo.

Señores, sean más serios. Solo en gasolina, tiempo, autenticación y demás, me sale más caro hacer todo el trámite de nuevo y volver a pagar. Desincentivan que uno actúe con su deber cívico del pago oportuno.

María Vanessa Zamora González

San José

Niños agredidos

El clamor desbordante del doctor Orlando Urroz, director del Hospital Nacional de Niños, debe ser atendido con prontitud.

La cantidad de niños agredidos que ingresan a dicho centro de salud causa preocupación. Aún sin finalizar el año, la cifra supera en varios miles a los del año anterior, lo que demuestra que no estamos haciendo lo correcto para detener esta ola de criminalidad contra lo más bello y hermoso de la creación: los niños.

Señores de la iglesia Católica y demás credos, pongan en práctica las palabras del Divino Maestro: “Dejad que los niños vengan a mí porque de ellos es el reino de los cielos”.

No pongamos las alcancías a pedir: utilicemos nuestro cinco sentidos y llenemos el alma de amor al prójimo.

Manuel Antonio Guevara Campos

Cartago

Trabajo en cárceles

Me preocupa cómo la delincuencia se ha ido multiplicando cada día más, y ningún Gobierno se ha preocupado en sacar provecho de estas personas que por algún motivo, tal vez sin querer, han caído en la desgracia de delinquir.

El Gobierno antes de tenerlos encerrados podría reclutarlos en un campo donde pudieran sembrar la tierra, y así aprovechar esa mano de obra que se está desperdiciando en las cárceles. Al mismo tiempo se beneficiarían el país y ellos mismos, porque se ganarían un poquito de dinero para mandar a sus casas. Hay muchos trabajos que ellos pueden desempeñar. Me da lástima ver cómo el Estado paga con nuestros impuestos esa empresa que recorta el zacate de la orillas de las carreteras, cuando ese trabajo lo pueden hacer los privados de libertad.

Los derecho humanos hay que respetarlos, pero no con alcahueterías. Si no se hace algo al respecto, cada día será peor. Les aseguro que el que no le gusta trabajar no volverá a delinquir.

Luis Barahona Gutiérrez

Cartago

Pura vida, Selección

Cuando existe un trabajo serio basado en la disciplina con respeto y se cree en lo nuestro, el resultado sin duda alguna será el éxito. Veo con orgullo que nuestra Selección mayor de fútbol masculino nos sigue representado con honor, la magia de nuestros jugadores sigue latente y de eso fueron testigos miles de Uruguayos que asistieron al mítico Estadio Centenario; se deleitaron viendo no sólo un partido de fútbol: lo que vieron fue todo un espectáculo. Después de 90 minutos el tres a tres fue el resultado final, justo para dos selecciones que se entregaron y lucharon por lograr el triunfo.

El ex campeón mundial de fútbol, jugando de local, con todas sus figuras y con el apoyo de su gente, ni en los penales pudo superar a una selección tica que estuvo bien dirigida tácticamente por un cuerpo técnico muy capaz y responsable, que tiene como cómplices una generación de jugadores habilidosos, inteligentes y con personalidad.

Gracias, Selección, por demostrarnos y recodarnos que en Costa Rica abunda el talento.

Bernald Herrera Chacón

Coronado

Educaciónde cabeza

En relación con el artículo “MEP usará fallas en bachillerato para capacitar a docentes” (15/11/2014), es necesario decir que la deficiencia no viene de abajo (estudiantes), sino de arriba (programadores, macroevaluadores, pedagogos, capacitadores). Por lo tanto, capacitar a los profesores con las fallas de los estudiantes es poner el mundo al revés, y la deficiencia seguirá, pues, por ejemplo, ¿quién va a capacitar a quienes hacen mal las preguntas?

Manuel Enrique Castellón Monge

Pavas

Etiquetado como: