9 septiembre, 2014

Frases inolvidables

Hablan los presidentes

Los dos últimos expresidentes y el actual presidente han expresados frases inolvidables que perdurarán en nuestra memoria por siempre. Óscar Arias exclamó: “Hoy estamos inaugurando una carretera de primer mundo”. Sin restarle mérito al camino 27, porque ha sido una verdadera salvada para todos los que transitamos por esa vía, él sabe que esa carretera apenas si se asemeja a un camino vecinal en países desarrollados.

Laura Chinchilla dijo: “Vivimos en el país más feliz del mundo”. ¿Quiénes viven ahí? Políticos corruptos, narcotraficantes, aficionados a la Sele cuando esta gana y todo se les olvida, dirigentes futboleros que viajan en primera clase y quieren perdurarse en el tiempo, deudores de la CCSS, pensionados de lujo, fiscales que no saben presentar pruebas, picones en vías publicas (y el MOPT dice que no puede hacer nada). Esos son los que viven ahí y faltan un montón por nombrar. El trabajador honrado vive en otro país, haciendo milagros con sus cincos.

Y nuestra última frase: “No es lo mismo verla venir que bailar con ella”. Pues claro, con todo el respeto que me merece el señor presidente, es el colmo que pasaran 45 años, para no considerar la infancia, para darse cuenta de eso. ¿Para qué promete bajas en gasolina, luz, agua, etc. si antes no había analizado la situación? Ojalá que este Gobierno no sea populista como son todos los de izquierda latinoamericanos.

Jorge E. Varela Solis

Moravia

Candidato Coca Cola

Numerosos estudiantes me preguntan mi opinión sobre el artículo del 25 de agosto en La Nación del publicista Alberto Quirós, con el título atrayente de “Ojalá a los candidatos los manejaran como a la Coca Cola”. No tengo objeción a lo que plantea: La utilización profesional, con rigor, del arsenal de la mercadotecnia para lograr un candidato ganador en elecciones políticas. Es responsabilidad del elector estudiar las propuestas, y los candidatos y las organizaciones que los respaldan, pues solos poquísimo pueden hacer.

En las elecciones pasadas eso hizo el pueblo costarricense, escoger el cambio, un candidato y un partido. No creo que Luis Guillermo Solís sea mucho mejor que don Johnny Araya, pero desde luego que era urgente sacar del poder a una maquinaria tan desgastada –por poner una palabra relativamente elegante– como la del PLN, y sustituirla, con todos sus riesgos, desde luego, por una organización política inexperta, el PAC.

Así, el votante tiene la palabra. Es cosa suya qué credibilidad da a la propuesta de los mercadólogos, del mismo modo que decidirá –en su libre albedrío– si se deja seducir o no por la propuesta de que Coca Cola lo hará feliz y le proporcionará la chispa de la vida.

Una última y crucial observación: Si Coca Cola no le satisface, mañana se comprará una Pepsi. Si el gobierno del PAC no le satisface, deberá esperarse cuatro años para cambiar de marca.

José María Tomás Ucedo

San José

Juan José Benítez

Contenido hermoso, lleno de sabiduría, lo expuesto por el escritor español Juan José Benítez ( La Nación , 23/8/14): “El infierno no existe, es un invento del siglo IV”.

En cada uno de sus párrafos refleja su creencia firme en la persona de Jesús de Nazaret. El fanatismo de los mercaderes de la fe le ha acarreado comentarios adversos a sus exposiciones. “Satanás”, le dijo un obispo de México.

Entre sus múltiples aseveraciones, cree firmemente en lo que llama fenómeno real, la visita de seres queridos fallecidos a familiares a quienes les dicen que están bien y absolutamente felices. Testimonios recogidos de personas centradas, quienes aseguran que después de la muerte hay vida en una dimensión que nuestra mente no puede descifrar. El fenómeno OVNI lo desmenuza acertadamente, señalando que el avance científico resulta bloqueado por las grandes potencias por temor a ser ridiculizadas.

Manuel A. Campos Guevara

Cartago

Informe equivocado

El informe de los 100 días parecía una denuncia en el Ministerio Público. Lo que necesitamos son posibles soluciones para los problemas del país y establecer los lineamientos y la ruta que llevará el Gobierno en los próximos cuarenta y cinco meses.

Homero Escorcia López

Pavas

Incumplimiento

En enero del 2012, mi madre suscribió un contrato por un servicio funerario con La Piedad, cuya cláusula 9 dice literalmente que “La prestación del servicio funerario del contrato se dará en las salas de velación propiedad de la Funeraria La Piedad”.

Pero cuando se quiso utilizar el servicio, el pasado 12 de agosto, cobraban ¢270.000 adicionales por usar la capilla de La Piedad en Moravia, aduciendo que el paquete que ella adquirió era para uso de otras capillas y no la de Moravia. Sin embargo, ni en el contrato, ni cuando se lo vendieron, se le dio esta explicación y de eso puedo dar fe porque estuve presente en aquella oportunidad. Lamentablemente, mi madre ya no está en este mundo para efectuar el reclamo correspondiente.

Ojalá la Defensoría del Consumidor tome cartas en el asunto y obligue a esta empresa a cumplir a cabalidad las líneas contractuales y a no hacer negocio con el dolor de los seres humanos.

María Isabel Solís Ramírez

Moravia

Etiquetado como: