20 diciembre, 2015

Hacienda no resuelve

Revisión de monto del marchamo sigue en espera

Coincido con el señor Federico Cabrera ( Cartas, 17/12/15) por su queja de que Hacienda no resuelve en el tiempo estipulado los casos por el elevado costo del monto del marchamo. Nosotros presentamos la solicitud de revisión al inicio de diciembre y aún no han resuelto. Los funcionarios dicen a quienes han apelado que tienen tiempo para decidir hasta el 31 de diciembre.

El Gobierno debería autorizar a las personas que presentaron una revisión del monto del marchamo pagar en enero.

Marjorie Camacho Calvo

Moravia

Doña Laura

No me refiero a la draga del Gobierno nicaragüense que comanda Edén Pastora, que produjo serias heridas a la soberanía costarricense, sino al coraje y la valentía de la expresidenta de la República, que en ningún momento dudó en llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Ella junto con todo el equipo de abogados y cancilleres –tanto de su gobierno como del actual– que defendieron el caso, merecen nuestro reconocimiento.

Hubiéramos deseado ver en la mesa principal al presidente Solís acompañado por doña Laura compartir con los ciudadanos los resultados que le dan a nuestra patria un campo más en la historia.

Fernando Villalobos Sole

San José

Sentencia política

La reciente sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en favor de Costa Rica, en lo concerniente a isla Calero o Portillos, desnuda ciertas valoraciones políticas de varios sectores y establece, de forma todavía más clara, como son –o pueden ser– estos influyentes para que la interpretación de los hechos políticos sea pobre, limitada y malograda. Veamos dos ejemplos de esto.

Antes y después de la sentencia, medios de comunicación que transmitían en vivo, la interpretaban como una victoria al estilo futbolístico, es decir, “nosotros vamos ganando, ellos van perdiendo, huele a goleada”; mucho dejó que desear la utilización de constantes términos revanchistas y populachistas en detrimento de un análisis de causas, consecuencias y demás, de una decisión con tal trascendencia. Particularmente, en una popular emisora nacional de noticias que transmitía la sesión de la Corte, finalizaron con la canción “Soy tico”, haciendo gala del más burdo patrioterismo.

Pero desde la clase política se hizo también un flaco favor al respecto. Cuando debe esperarse una valoración profunda e importante de quienes estuvieron involucrados, la expresidenta Chinchilla adorna con la analogía de que “ganamos por goleada” y “solo recibimos una tarjeta amarilla”; estas limitaciones contribuyen a una distorsión de los hechos políticos (o judiciales en este caso) que la ciudadanía asume y consume poco a poco, para limitar la orientación y el entendimiento de estos y otros hechos.

José Daniel Rodríguez A.

Goicoechea

Multas a peatones

Me parece que la Ley de Tránsito debería ser dura no solo con los conductores cuando cometen imprudencias, también tendría que serlo con las personas que no usan los puentes peatonales o las esquinas demarcadas para cruzar las calles.

Muchos pasan con el semáforo en verde y esperan que los choferes sean los que paren, cuando estos cuentan con todo el derecho de transitar; además, caminan por la derecha donde no hay aceras, y no por la izquierda como corresponde, patinan o juegan en las calles, en fin, cualquier comportamiento que ponga en peligro sus vidas o las de otras personas.

Necesitamos que las autoridades sean tan fuertes con los peatones, como lo son actualmente con los choferes y que las multas sean ejemplares y no simples llamadas de atención.

Fabián Cerdas Quesada

Turrialba

Idea color rosa

El Banco de Costa Rica tuvo la idea de gastar $10 millones en unas oficinas bancarias color palo rosa para mujeres. Para mercadear su propuesta, nos embriagaron con la frase “ninguna mujer es complicada”.

En ese proyecto veo difícil la inclusión de mujeres de bajos recursos, por lo que el fin del Banco de Costa Rica contrasta con el pensamiento de don Pepe Figueres, cuando, al nacionalizar la banca estatal, abrió el crédito barato a sectores productivos y de vivienda en condiciones más favorables.

También me llama la atención la inacción del Inamu ante este cuestionado proyecto.

Halley Castro Ramírez

San José

Etiquetado como: