18 septiembre, 2015

Demarcación pendiente

Vecinos esperan señalamiento vial

Durante mi presidencia en la asociación del residencial Tulín, tuve buena comunicación con Fernando Trejos, alcalde de Montes de Oca, quien nos ayudó en diferentes ocasiones a solucionar los problemas de la comunidad. Sin embargo, nos quedó debiendo el señalamiento vial, uno de nuestros principales objetivos.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) nos aprobó en el 2009 la solicitud de un nueva demarcación vial, porque las líneas se borraron de las calles y tampoco hay señales verticales donde corresponde.

El alcalde me informó que apenas la Contraloría General de la República aprobara los dineros para el Consejo Local de Seguridad Vial (Colosevi) se haría el trabajo. A mediados del año pasado, me confirmó que ya tenían el dinero y que en dos meses iniciarían las obras, pero aún estamos esperando.

Le pido al alcalde Trejos que cumpla lo prometido.

Ligia Delgadillo Solano

San Pedro

Capital del ruido

A los candidatos a alcalde por San José, les sugiero que, si quieren votos, lo primero que deben hacer, como buenos ciudadanos, es darse una recorrido por el centro de la capital y observar la enorme contaminación sónica y la suciedad que causan los locales comerciales que colocan los parlantes en las aceras. Esto sucede desde las 7 a. m. y hasta la noche, todos los días de la semana.

A la música a todo volumen se le suman los gritos de los vendedores de tarjetas telefónicas.

Ya es hora de que la Municipalidad de San José y el Ministerio de Salud se preocupen por esta situación.

El humo de los buses y el ruido en la ciudad aumenta cada vez más, lo que perjudica a toda la población y, en particular, a los que todavía vivimos en la capital.

Olinda Guillén Chanto

San José

Política migratoria

En Costa Rica, país pequeño y pobre, se vienen incrementando los anillos de pobreza desde hace años. Parece que el gobierno no se da cuenta de que, además de las personas pobres costarricenses, Migración, por unos pocos dólares, facilita visas a cuanta persona quiera entrar al país.

Las visas las dan por seis meses, pero el que viene es para quedarse.

Luego nos quejamos porque ya no hay dinero para la CCSS o trabajo ni para los nacionales. Hoy, más que nunca, necesitamos personas con agallas y que demanden nuevas políticas para sacar al país a flote.

Yamilette Gutiérrez C.

San José

Interlínea a medias

La Interlínea Uruca-Guadalupe cubre solamente una parte de La Uruca, Tibás, Moravia y Guadalupe. El servicio es muy bueno, pero esto ha favorecido 100% al concesionario, pues viajan cientos de personas que van al INS, Cenare, el hospital México, el INA, el Parque de Diversiones y decenas de fábricas ubicadas en los alrededores.

Al llegar a la Liga de la Caña, deben cambiar de bus y tomar uno de la empresa Biusa. Esto representa un gasto adicional.

No me explico quién de los planificadores de la ruta, empleados del CTP y del MOPT, imaginaron que La Uruca termina en la Liga de la Caña.

Lo mejor es aumentar el pasaje ¢100 y llevar al usuario a su destino final, que podría ser hasta el INA.

Carlos Luiciano Ruiz

Barrio El Jardín, La Uruca.

Preguntas por la FIV

El Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica dio su aprobación al decreto del presidente de la República para poner en marcha la fecudación in vitro (FIV). El juramento de fidelidad profesional del Colegio de Médicos dice: “Velar con el máximo respeto por la vida humana desde su comienzo, aun bajo amenaza y no emplear mis conocimientos médicos para contravenir las leyes humanas”.

Pregunto: ¿No es vida humana lo que existe desde la fecundación por un espermatozoide a un óvulo? ¿No son las leyes humanas, como nuestra Constitución Política, que dicen que “la vida humana es inviolable”? ¿No fuimos todos en un inicio cigotos? ¿No es cierto que durante el procedimiento se descartan y desechan embriones?

En este mes, celebramos el 194.° aniversario de independencia, lo que nos convirtió en un país soberano y libre; entonces, ¿por qué la Corte Interamericana de Derechos Humanos nos obliga a aceptar algo que va en contra de nuestra Carta Magna y del pensamiento de la mayoría de los costarricenses, que creemos y celebramos la libertad que nos permite regirnos por nuestras propias leyes basadas en la sabiduría de los padres y abuelos?

¿Por qué en su campaña, el presidente no dejó ver sus verdaderas intenciones? Mucha gente confió en que el cambio que pregonaba era para bien y estaba basado en el respeto de nuestras leyes y en los poderes de la República.

Ana Rita Apuy Sirias

Tilarán

Etiquetado como: