6 agosto, 2014

El éxito de Navas

Una lección para todos

En este momento no creo que exista un solo costarricense, dentro o fuera del país, que no se sienta, nuevamente, orgulloso de ser tico al ver que un compatriota, el portero Keylor Navas Gamboa, ha sido contratado por, sino el mejor, uno de los mejores clubes del mundo, y, definitivamente, el más rico.

De ese muchacho conozco solo su trayectoria deportiva y lo que publican los medios de comunicación, pero no hace falta una relación cercana para darse cuenta, con toda certeza, de que es un muchacho trabajador, esforzado, luchador, con ideales, pero sobre todo respetuoso, humilde, con amplio “don de gente” y con Dios en su mente y en su corazón. Ya desde que jugaba en Costa Rica tenemos claras las imágenes de él, hincado y orando, pidiéndole a Dios por su desempeño y no sabemos qué más. Antes o ahora, no ha dado una entrevista sin dejar de agradecerle al Todopoderoso.

Keylor es una clara muestra de que, con esfuerzo, humildad, lucha y determinación, con autodisciplina, se pueden lograr las metas, ideales y sueños; no necesitamos los costarricenses una mano militar, el autoritarismo, el irrespeto, la humillación ni nada parecido para lograr lo que nos proponemos. Démosle vuelta y olvidemos la página de Pinto, eso ya terminó para bien o para mal: aprendamos de ese muchacho, que ahora es orgullo de todos los ticos.

José Rodolfo Estrada Hernández

San José

Queja contra Funeraria

Hace nueve meses murió mi madre. Durante la vela, realizada el 28 de enero en la Funeraria del Magisterio Nacional, robaron mi bolso con dinero, celulares y otros artículos de valor. Hice el reclamo respectivo ante la gerencia, y fue rechazado aduciendo que el INS menciona que la cobertura L no responde, que la póliza de responsabilidad civil indicaba que no cubría un evento. Lo extraño es que la carta del INS indica que el evento es del 11 de febrero del 2014, y ellos ni siquiera me entregaron copia de la carta con la que se presentó mi reclamo. El monto robado fue de ¢1,2 millones entre celulares y efectivo. En el video que me facilitaron se aprecia la falta de seguridad que tiene la Funeraria, ya que el ladrón entraba y salía como si fuera un empleado. En resumen, no la recomiendo.

Ingrid Villalobos Cordero

San José

Jugadores en el extranjero

No lo podía creer: escuchaba en la radio un programa deportivo en el que se informaba sobre los contratos de nueve jugadores de la Selección de Honduras con equipos de primer nivel en Francia, Inglaterra, Italia, España, Argentina, etc. Un equipo que ocupó el antepenúltimo lugar en el mundial de Brasil. ¿Qué está pasando con nuestros jugadores? Los que están por firmar un contrato internacional no sabemos para dónde van; solo hay especulaciones y comentarios. ¿De qué ha valido ser octavos del mundo? ¿Son los dirigentes de los equipos tan malos negociadores?

Esto es un fiel reflejo de lo que pasó entre los federativos, Pinto y sus asistentes. Siempre nos quedará la duda de quién era el malo del grupo. Creo que este caso ha producido un efecto dominó a nivel mundial que perjudica directamente a nuestros futbolistas.

Albán Rugama Dávila

Barrio México

Cátedra Julio Rodríguez

Tuve la gran suerte de conocer a una de las mejores plumas que el país ha tenido. Su columna “En vela” fue solo una muestra de lo que significó don Julio: sus participaciones en foros, sus punzantes y bienintencionadas ideas, sus escritos que irradiaban siempre transparencia, respeto y búsqueda de la verdad. En algunos foros a los que asistí, siempre decía: “El país requiere de hombres y mujeres probos que pongan siempre la patria delante de sus intereses; el trabajo dignifica”. Y vaya que él nos dio el ejemplo, trabajando prácticamente hasta su muerte.

Bien haría Grupo Nación creando la cátedra Julio Rodríguez, donde se pueda dar seguimiento a sus ideas e ideales, y en donde su columna “En vela” nunca se pierda. Considero que sería un justo homenaje.

Fernando Villalobos Sole

San José

Burocracia patrimonial

El Centro de Conservación del Patrimonio Cultural promueve, por todos los medios, que la ciudadanía declare edificios como patrimonio. Si una simple consulta se atiende solamente por correo y los arquitectos no responden luego de una semana, ni me imagino lo que sería presentar un trámite para remodelar toda una infraestructura ya registrada.

Max Espinoza Rivera

Pacayas, Cartago

Etiquetado como: