16 diciembre, 2015

Colchón sin entregar

Empresa lleva ocho días de retraso

Hace ocho días compramos una base y un colchón de la marca Selther, directamente al distribuidor, pero no nos lo han entregado. Pedí el reembolso, y tampoco me lo dieron.

Wendy Corrales Rojas

Heredia

Movilidad en el ICE

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) antes de echar a andar la movilidad laboral debe de evaluar a cada trabajador. Hay gran cantidad de personal que solo llega a marcar la entrada y la salida. Muchos de los que se acogen a la movilidad son los que están cansados de ver estas incongruencias.

Jorge González Meléndez

Pérez Zeledón

Traje grande

En este país, la mayoría de los costarricenses somos “ticos de a pie”. En lo personal, no me avergüenza estar en el grupo nombrado por el ministro de Comunicación.

Vergüenza me daría ir a un restaurante con una bolsa de aguacates para quedar bien con el jefe. También sería motivo de pena que el traje que uso me quede muy grande.

Y vergüenza le debería dar al Consejo de Gobierno comentar los sueños de Navidad de una televisora y ver que la empresa privada con el apoyo de un club está resolviendo casos puntuales que son el reflejo de miles de hogares costarricenses. Muchos ministros deberían dar explicaciones de su labor.

Jorge E. Varela Solís

Moravia

Migración cubana

Mucho se ha dicho del drama de los cubanos varados en Costa Rica. Esas personas dejan su país por su propia voluntad, porque quieren una vida distinta. Ellos saben el calvario que les espera: pasar por varios países, pagar grandes sumas de dinero y hasta arriesgar sus vidas para llegar a su destino.

Estados Unidos debería permitirles entrar por aire, y no obligarlos a que arriesguen sus vidas de esta manera. Belice y Guatemala no son los Gobiernos que deben dar solución al problema.

Eugenia Soto Suárez

San José

Atropello de ciclistas

Un conductor de taxi en Alajuela atropelló a los ciclistas que salían a competir en la primera etapa de la Vuelta a Costa Rica. Como conductora, me siento avergonzada al ver la poca conciencia y el irrespeto de muchos choferes que usan las vías de nuestro país. De haber sido un camión y no unos ciclistas, el taxista no habría intentado esa maniobra. También irrespetó a los oficiales de Tránsito que escoltaban al pelotón.

Me disculpo con los países que enviaron a sus deportistas a dar un espectáculo.

Las personas subestiman la velocidad que puede alcanzar un ciclista, ya llega a igualar a un vehículo motorizado. Incluso, las personas cruzan las calles sin fijarse y esperan que sea el ciclista quien se detenga, sin darse cuenta de que para el pedalista, detenerse a 30 o 50 kilómetros por hora, con una menor capacidad de frenado que un auto con cuatro ruedas, frenos de disco y ABS, es muy difícil.

Los medios de comunicación deberían informar más de las fechas y lugares en que tomarán lugar las actividades deportivas para que así las personas estén enteradas y no ocurra algo similar a lo registrado en Alajuela.

Karla González Alpízar

Alajuela

Respuesta del IMAS

Don Carlos Luiciano Ruiz Salazar ( Cartas, 13/12/15) se pregunta por el trabajo del IMAS y sus funcionarios a partir de un caso del Sueño de Navidad de Telenoticias. El IMAS este año trabajó con 27.469 familias en pobreza extrema para darles atención integral e interinstitucional. Además, atendió a más de 170.000 estudiantes de secundaria del programa Avancemos, proveyó a más de 21.000 niños y niñas cuidado y atención, y otorgó unas 1.500 ideas productivas para inicio de negocios. El IMAS llega a más de 278.000 personas al año y tiene un importante impacto social.

Hace bien el señor Ruiz en preguntarlo. Las puertas de la institución están abiertas a cualquier auditoria o investigación. El IMAS ya atendía a varias de las familias que canal 7 presentó en su programa. A esas personas, a partir del 2016, la institución las atenderá a todas.

Nancy Marín Espinoza

Oficina Comunicación del IMAS

Entrega con demora

Mi madre de 97 años fue remitida de urgencia desde el hospital de Nicoya al de Liberia. Ahí la atendieron con rapidez, delicadeza y cariño, excepto cuando fue a retirar las medicinas, por las cuales debimos esperar más de dos horas. No sé si es un problema de los trabajadores o de la jefatura.

Carlos Esquivel Esquivel

Nicoya

Etiquetado como: