18 octubre

Gollo no da respuesta

Computadora está en reparación

En abril, compramos una computadora portátil en el Gollo de Tibás, pero empezó a dar problemas en la primer semana. Como el período de siete días había pasado, la llevaron a reparar, duraron quince días para decir que, supuestamente, tenía un virus; sin embargo, hace unos días volvió a dar los mismos problemas y, el 26 de setiembre, fue enviada a reparar de nuevo; sin embargo, al día de hoy, no hay respuesta sobre el problema. Todos los días dicen algo diferente. He pedido el número del técnico para saber cómo está el equipo y me lo niegan. La computadora se pagó de contado y la respuesta de Gollo es pésima.

Roberto Jiménez Valverde

Heredia

Calle por parqueo

Los buses de Concepción de Tres Ríos se apropian de ambos lados de la calle al sur de McDonald’s frente a Plaza del Sol, como si fuera un depósito. Ayer había cinco unidades estacionadas en los primeros 200 metros. No solo quitan espacio en la vía, sino que reducen la visibilidad a los que salen por las calles laterales. Ya es bastante incómodo con los buses de la interlínea a Moravia, que apenas llegan a KFC doblan y se estacionan, aunque no exista una parada señalada. Estos buses bloquean la vía a los que intentamos doblar en esa esquina. ¿Quién es el responsable en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) que permite esto?

Rolando Procupez Schtirbu

Curridabat

Uso de decimales

No se justifican los decimales en porcentajes porque ya incluyen dos decimales; además, lo importante son los enteros, porque al lector le queda en la mente el porcentaje sin decimales. Lo que se debe hacer es redondear hacia el entero más cercano. Es raro que esta rutina perdure por décadas.

Rafael Ángel Rodríguez Picado

Guápiles, Pococí

Poco éxito del INA

Según el informe “Modernización de la formación profesional en Costa Rica”, del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), únicamente 25 de cada 100 personas desempleadas que se matriculan en esta institución para aprender un oficio y obtener luego un empleo alcanzan este propósito. Unas 60 personas de cada 100 personas, aunque salgan graduadas, no consiguen trabajar en la especialidad escogida. Además, solo el 20 % de los estudiantes que estaban trabajando en otro campo cuando ingresaron a estudiar lograron colocarse en la especialidad después de graduarse. El INA también se ha visto afectado por la baja paulatina de la matrícula estudiantil.

Estos datos obligan al INA a aplicar cambios urgentes, como renovar la oferta académica según las necesidades del mercado laboral en el área técnica; no obstante, las conclusiones del informe citado fueron tomadas como base para pagar ¢450 millones a la Organización Internacional del Trabajo por una consultoría. Si el INA tiene gente capaz, ¿no es mejor que internamente hagan los estudios necesarios para aplicar los cambios? ¿Por qué pagar tanto a una entidad externa? El INA bien puede hacer sus investigaciones con la ayuda técnica de otros entes gubernamentales y de la empresa privada.

Ramiro H. Jiménez Rodríguez

Moravia

Empresarios reales

No se le debería llamar empresario a cualquiera que con el afán de “invertir” desfalca las finanzas públicas. Los verdaderos empresarios, por lo general, son gente buena, que en su mayoría empezaron desde abajo, a menudo con una pequeña empresa familiar, que tuvieron que enfrentar mil penurias y ningún banco los apoyó, menos un político. Para los pobres no hay préstamos. Además, ahora hasta los mismos narcos se autodenominan “empresarios”.

Julio Vindas Rodríguez

San Pablo de Heredia

Pericia técnica

Quiero hacer público mi agradecimiento a la señora Melissa Mora Mora, encargada de la sucursal de Claro en el Paseo de las Flores, Heredia. Quedé incomunicado por un desperfecto en mi teléfono celular. Nadie en el centro de llamadas supo qué hacer, pero ella, con pericia, facilidad y, ante todo, interés arregló la situación. Si algunos funcionarios de la empresa tuvieran un poco más de interés en el cliente y conocimiento en estos sistemas, me habría evitado este disgusto.

Pablo Hernández Páez

Heredia

Etiquetado como: