Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 04 de agosto de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Frágil red eléctrica

Rayería interrumpe suministro del ICE

No sé qué pasa, pero caen dos rayos y nos quedamos sin corriente eléctrica. Esto pasa un día sí y otro también en invierno. Vivo en Rohrmoser y en Puerto Jiménez. Paso temporadas en Estados Unidos y en Holanda, en invierno, y nunca se va la corriente eléctrica. El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) debería gastar menos dinero en publicidad y concentrarse en brindar un servicio de mejor calidad.

José María Quirós Alfaro

Rohrmoser

Aritmética elemental

El déficit fiscal es cuando el dinero utilizado en las transacciones es superior a aquel que se ha recibido, por lo tanto, para solventar este déficit existen tres maneras. La primera, sería bajando los gastos, la segunda, aumentando los ingresos y la tercera, pidiendo prestado para poder hacer frente a esos gastos.

En la primera, sería con más impuestos para obtener más dinero para hacerles frente a los gastos, la segunda, y más viable, sería bajar los gastos; y la tercera, sería pedir prestado, con el problema de pagar intereses, y, por ende, aumentarían los gastos.

El gobierno no ha hecho las primeras dos opciones, al contrario, aumentó el presupuesto en más de un 39%. La mejor manera de atacar el problema es rebajar los gastos y al mismo tiempo aumentar los ingresos. Esto no es nada nuevo, ni estoy inventando el agua tibia, pero parece que no hay voluntad política para subsanar este problema que nos tiene a todos en vilo. Los políticos, si quieren a Costa Rica, deben ponerse de acuerdo y arreglar este problema.

Julio Madriz Valverde

Barrio México, San José

Irrespeto a ley

Los desvaríos y la irracionalidad son fuente de acción para algunos diputados. Es harto conocido el irrespeto, la indisciplina y la falta de tolerancia que prima en el primer poder de la República. Con estupor observé en el canal que transmite las sesiones legislativas al diputado Jorge Rodríguez usar una puerta cercana a su curul para sacar una especie de pipa, la que, sutilmente, usaba plácidamente sin que nadie le recriminara.

Esta flagrante violación a la ley contra el fumado es un pésimo ejemplo. Los primeros que tienen que respetar la ley son los diputados. Los acontecimientos que afloran últimamente en los tres poderes del Estado demandan de la ciudadanía una correcta lectura.

Halley Castro Ramírez

Barrio México, San José

Ciudadanos de oro

En relación con la consulta del señor Orlando Jiménez, el carné de ciudadano de oro, desde hace 20 años, se distribuye como distintivo para el adulto mayor. Su función es identificar a la persona que ha cumplido 65 años. Hasta el momento se han entregado más de 200.000 carnés.

En el 2003, la presentación del carné era requisito para obtener el subsidio del transporte público, y para los descuentos en los comercios que hubieran suscrito convenios con el programa. Desde el 2009, el sistema de transporte público permite a los adultos mayores obtener el beneficio con la presentación de la cédula.

Aunque actualmente con mostrar la cédula es suficiente, esto no ha mermado el deseo de los adultos mayores de obtener dicha identificación. Además, el carné no tiene vencimiento, su costo es muy bajo. Si se distribuye el costo de los 65 años a los 80 años, que es la esperanza de vida promedio en la actualidad, todavía el costo es menor.

Ana Patricia Arguedas Flores

Programa Ciudadano de Oro, CCSS

Dinero ajeno

El economista Jorge Corrales, en su muro de Facebook, nos recordó el término “jinetear”, que se usa cuando otra persona o institución decide sobre nuestro dinero. Son millones de colones que no llegan a tiempo a los ciudadanos, como en las cooperativas de ahorro y crédito, cuando alguien decide retirarse le devuelven sus ahorros hasta un año después.

En el caso de las pensiones complementarias, construidas con los propios ahorros, después de cierto monto las devuelven en tractos, cuando ya se está jubilado. “Jinetear” el dinero ajeno es una forma de ganar a costa del esfuerzo de las otras personas. Y sobre este asunto nadie nos protege.

Mario Valverde Montoya

San Rafael de Montes de Oca

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota