Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 23 de julio de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Podas afectan a choferes

Piedras golpean autos y personas

Qué bonito ver nuestras calles y zonas verdes limpias y con el zacate recortado, con su adecuado mantenimiento. Es un gran esfuerzo del Gobierno a través de las subcontrataciones; sin embargo, ya es hora de que exijan medidas de seguridad.

A diferencia del operario de la motoguadaña, que usa su equipo de protección (guantes, anteojos, etc.), los transeúntes tenemos que soportar las pedradas en la carrocería de los vehículos, lo que ocasiona daños que no se pueden reclamar por las circunstancias del momento o por no haber un responsable directo. Deben colocar vallas de contención para evitar un accidente, como el que sufrí con mi esposa, cuando un fragmento entró por la ventana de mi vehículo y le produjo un hematoma en su mejilla.

Julio César Calderón Hernández

Desamparados

Tramo peligroso

Cuando paso por el Codo del Diablo, en Cinchona, no dejo de estremecerme por las muertes que han ocurrido en ese lugar. Me preocupa que no hay rótulos que prevengan del peligro, los que deberían ser colocados desde el inicio del descenso, por el restaurante Cinchona. La cantidad de carros, camiones y buses que circulan por ahí es impresionante. Actuemos antes de una nueva desgracia.

Rosa María Picado Chacón

Alajuela

Trato migratorio

El 1.° de julio anterior viajé con mi nieto a los Estados Unidos. Fue el mismo día del apagón que generó retrasos en todos los vuelos. Ingresamos al aeropuerto George Bush, en Houston, en escala hacia Austin, con escasos 30 minutos para hacer la conexión. En el puesto de Migración, el oficial me trató de manera ofensiva al insinuar que llevaba a mi nieto sin autorización, que seguramente sus padres estaban ilegales en Estados Unidos y que lo llevaba para dejarlo con ellos.

Mis explicaciones de nada servían, ni el sello en el pasaporte de mi nieto, donde se autorizaba su salida del país por parte de ambos padres. El oficial dijo que seguramente se había pagado para que falsificaran el sello. Luego nos pasaron a un cuarto, después se llevaron a mi nieto, que es menor de edad, y un rato después nos devolvieron los pasaportes. Perdimos el vuelo, era medianoche, pero una funcionaria de la aerolínea United se comportó como un ángel, nos consiguió vuelo a primera hora del siguiente día y nos alojó en un lindo hotel con alimentación. Me sentí humillada y ofendida, en mis tantos viajes de ir a visitar a mi hija, incluso con mi nieto, nunca me habían tratado de esa manera.

Patricia Muñoz Segura

Moravia

Pasillos estrechos

El domingo 16 de julio, a las 2 de la tarde, fui al restaurante La Esquina de Buenos Aires con mi hija y mi yerno. Soy una adulta mayor que necesita el apoyo de un bastón y fue difícil escurrirme entre los estrechísimos pasillos hasta alcanzar la mesa asignada. Esto me preocupó, ya que en caso de una emergencia, ¿cuántos adultos mayores o niños habríamos podido salir, pues este restaurante tiene una única salida, con una puerta muy estrecha que se mantiene cerrada y vigilada por un empleado?

Irma González Volio

San José

Planificación urbana

El cantón central de Heredia cuenta con una red vial municipal en buen estado; no obstante, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), en el barrio Corazón de Jesús, lleva a cabo trabajos que generan caos vial y deterioran la vía, con su propio personal, a ritmo de marcha fúnebre.

La falta de programación es tal que primero realizan las obras en el sentido longitudinal, lo que implica la ruptura de la calzada para colocar la tubería, luego deben compactar y colocar una nueva capa asfáltica; sin embargo, por la lentitud y la falta de coordinación las obras tardan muchísimo. Luego de tener paciencia franciscana y ver las carreteras remendadas, hay que soportar un proceso similar solo que en sentido transversal.

Es injusto soportar las incomodidades generadas por la Empresa de Servicios Públicos por tanto tiempo. La Municipalidad y la ESPH deben coordinar y planificar las obras por el bien de la comunidad y dejar de gastar los recursos en forma antojadiza. No queremos calles remendadas y procesos constructivos a ritmo de procesión de Viernes Santo.

Diego Cascante Cruz

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota