Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 05 de julio de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen errada de San José

Campaña municipal está alejada de la realidad

La campaña “¡SJO Vive!” presenta una imagen romántica e idílica del centro capitalino, muy diferente a la realidad cotidiana vista por quienes transitamos por ahí. En San José, hay basura, inseguridad y problemas sociales.

Al caminar o conducir por la avenida quinta se ve una ciudad sucia, descuidada y agobiada por el alcoholismo, la prostitución, las ventas ambulantes, la indigencia, la pobreza extrema, la delincuencia y la venta y consumo de drogas que se da, a veces, frente a los policías de la Fuerza Pública y de la Municipalidad de San José.

Ojalá el alcalde haga un recorrido por esta avenida que, así como otras avenidas y calles, expone el verdadero panorama del centro de San José.

Ramiro H. Jiménez Rodríguez

San José

Cierre de Bancrédito

Con mucha tristeza los costarricenses, y en especial quienes nacimos en Cartago, recibimos la noticia del cierre del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) justamente a un año de cumplir su centenario. ¡Qué irónico! Es duro saber que amigos, familiares, excompañeros de colegio y otros, eventualmente, van a recibir la Navidad y Año Nuevo desempleados. Quizás muchos, con más de 40 años y con deudas por pagar estarán viviendo una gran incertidumbre, mientras que por ningún lado se oye que las entidades gubernamentales estén llamando a los responsables de está situación. Todavía está a tiempo el presidente, Luis Guillermo Solís, para que en estos 11 meses que le quedan de gobierno haga valer sus frases de cero tolerancia a quienes hayan hecho mal su labor. No es justo enviar a la calle a 800 o más personas por situaciones de las que no son culpables.

Miguel Quirós Sáenz

Paraíso de Cartago

Llantas desgastadas

Compré unas llantas en Car Club Firestone y presentaron un desgaste irregular, lo que evidencia un defecto de fábrica.  Fui a validar la garantía y me asignaron un ingeniero, quien rechazó la responsabilidad. Adujo que los daños los produjo algún defecto mecánico del vehículo. Sin embargo, les he demostrado, con pruebas y documentos, que no hay ningún problema de suspensión, alineamiento u otro. Ahora insinúan que el vehículo fue reparado.  Les solicito a Car Club Firestone y a Bridgestone que asuman su responsabilidad y cumplan la garantía.

Ronald Villalobos Monge

Belén

Otras costumbres

Una carta que don Jaime Morera Monge publicó hace unos días comenzaba con una frase preocupante: “Nuestros abuelos y sus hijos tenían la costumbre de no estudiar”, a continuación sigue una descripción bucólica de lo que tal vez para don Jaime constituye un modelo de vida ideal; en este caso, abandonar los estudios y vivir prácticamente en la montaña. Tal vez olvida don Jaime que actualmente muchos agricultores combinan el cultivo de la tierra con estudios formales.

Parafraseando a don Jaime, hoy el estudio es lo primero, porque debe serlo. Sin importar el origen de una persona, los estudios son herramientas que abren una enorme cantidad de senderos para el desarrollo personal. Y eso es una de las mejores maneras con que alguien puede honrar a sus abuelos.

Hernán Solera Monge

San José

Justicia dispareja

En los últimos días, los oficiales de tránsito, junto con taxistas, se han ido de “cacería” contra los choferes de Uber, pero no veo las mismas acciones contra los taxistas que se estacionan en línea amarilla o se atraviesan en los alrededores de universidades, paradas de buses, centros comerciales, bares o en doble fila. Si alguien se estaciona en una parada de taxis un momento, los taxistas le bloquean el paso o lo amenazan. He visto taxis mal estacionados que cuando llegan los oficiales de tránsito no les hacen nada, les dan tiempo para que se vayan y los taxistas dan la vuelta y se vuelvan a estacionar mal. Quienes hacen cumplir la ley no actúan parejo con todos.

Marco Sancho Mora

San José

Servicio costoso

Muchas personas desconocen los millones de colones que valen los buses nuevos y cómodos, como los que prestan servicio en barrio México, así como los altos costos en planilla, mantenimiento y combustible. No es una sorpresa que los empresarios dejen las rutas porque los ingresos no compensan los altísimos costos, por lo cual debería establecerse una tarifa justa y acorde con la calidad del servicio que brindan.

Efraín Solís Ureña

Moravia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota