Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 28 de mayo de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irrespeto vial

Conductores efectúan maniobras prohibidas

El 21 de abril un auto hizo un giro prohibido de norte a este en la iglesia de San Pedro con el semáforo en verde para peatones, y casi atropella a una persona. El 20 de mayo la conductora de otro carro irrespetó un semáforo que estaba en rojo cerca de Plaza del Sol y casi atropella a un motociclista. Este la siguió y en el parqueo la regañó por lo que hizo.

Todos los días vemos estas situaciones en Montes de Oca: conductores que manejan usando su celular, que se llevan la luz roja y hacen maniobras prohibidas. La culpa es de los diputados cuando rebajaron las multas de la fallida ley de tránsito. ¿A quién acudimos para poner orden y cuidar la vida de las personas? Es muy urgente que se aumente la cantidad de oficiales de tránsito y se devuelva las ciudades a la naturaleza, los peatones y las bicicletas.

Carmen María Rojas González

San Pedro de Montes de Oca

Contrato finalizado

En Tigo atendimos y resolvimos la queja planteada por el señor Rónald Mora, a través de este medio. La finalización de las obligaciones contractuales con nuestra empresa responde a procesos oficiales que exigen el requerimiento formal de desconexión y la devolución de los equipos técnicos, entre otros aspectos.

En Tigo nos caracterizamos por contar con plataformas de comunicación directa para este y otro tipo de consultas de nuestros clientes y lamentamos los inconvenientes causados al señor Rónald Mora.

Jairo Ledezma

Jefe de Servicio al Cliente de Tigo

Feria de presidiarios

He experimentado una gran pena y mucha indignación al leer la noticia de que diputados se oponen a una feria de presidiarios. Se olvidaron de la expresión de Jesucristo: “Estuve preso y fuisteis a visitarme” con las que señala su identificación con los encarcelados. Es una de la obras de misericordia. Y a quienes iban a apedrear a una mujer adúltera los enfrentó y los obligó a mirar hacia dentro, hacia su vida pasada, y los retó: “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra”.

He estado en la cárcel, en reunión con privados de libertad, impartiendo una conferencia, acompañando a la ministra de Justicia, prácticamente sin guardas, y no vi en la muchedumbre de los presentes el menor acto de agresividad ni falta de respeto alguna. Todo lo contrario: muy afectuosos. Una de las señoras que estuvieron en la reunión comentó: “Me siento más segura aquí que afuera”.

En mi hogar, por ser pequeño, no caben todos los que expondrán sus artesanías, ahora en el Cenac, pero si algunos de ellos quieren venir a mi casa y obtienen el permiso, será un gusto recibirlos. Y si están de acuerdo, pueden quedarse al almuerzo.

Guillermo Malavassi Vargas

Curridabat

Obras costosas

Me gradué de ingeniero civil en 1965 y he trabajado en los sectores privado y público. Empecé en el Departamento de Planes y Obras del INVU. Con jefes como los ingenieros Eladio Jara, Rodrigo Vargas y Otto Starke, quienes me enseñaron que con disciplina, criterio sano y voluntad de trabajar las cosas se pueden hacer bien siempre, dentro de los parámetros establecidos.

Por eso no comprendo la razón por la cual el presidente Solís dijo que “toda obra pública es cara siempre, pero que si se coloca en la perspectiva de una obra que se realiza, que se termina en tiempo, que se hace con transparencia, que se siguen estándares internacionales y todo lo demás, resulta ser más barato”.

La frase anterior, para mí, es oscura, incomprensible. Me da la impresión de que afirma que las obras pueden ser caras o baratas dependiendo del entorno en que se desarrollen. Y si esto fuera así, ¿dónde quedan los anteproyectos, los análisis de factibilidad económica, ambiental, las revisiones y rectificaciones de los criterios de diseño, los inspectores civiles, arquitectónicos, eléctricos, ambientales, etc., que tienen o deben de tener la autoridad suficiente para pedir altos en el camino? Si todo lo anterior se omite, la obra va a resultar cara o desastrosa.

Carlos L. Barrientos Guerrero

Vázquez de Coronado

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota