Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 26 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Marchamo fluctuante

Hacienda varía Valor fiscal de vehículo

Las autoridades maltratan a los ciudadanos al cobrar sumas antojadizas por el marchamo. Mi vehículo, del 2010 al 2016, lo han tasado, respectivamente, por un valor fiscal de ¢16.200.000, ¢11.480.000, ¢10.750.000, ¢11.820.000, ¢9.640.000, ¢9.170.000 y ¢11.200.000, lo cual significa que, lejos de depreciarlo, el Ministerio de Hacienda lo hace fluctuar a su conveniencia.

Para reclamarle a Hacienda y bajar el valor fiscal del automóvil, debo de ir a varias ventas de autos y solicitar cotizaciones de vehículos similares, hacer una gran fila en la oficina respectiva del Ministerio para presentar el reclamo y así demostrar lo que ellos tendrían que saber.

Deberían poner en funcionamiento un sistema de reclamo en línea para que el Ministerio se haga cargo de la investigación. Tampoco es justo que nuestros vehículos carguen con la irresponsabilidad de los motociclistas, a quienes les rebajaron el monto porque se organizaron y protestaron.

Víctor Barboza Vega

Goicoechea

Respuesta del Popular

Ofrecemos disculpas a don Edgar Cascante ( Cartas, 18/11/15), por los inconvenientes causados. Adicionalmente, le indicamos que hemos enviado a su correo electrónico más información y las diferentes opciones para que realice pagos de servicios públicos con su banco. Estamos para servirle.

Mario A. Jiménez González

Contraloría de Servicios, Banco Popular

Colapso vial

Es hora de encontrarle remedio al caos vial en la Gran Área Metropolitana (GAM) para no tardar cuatro horas para salir de Naranjo. La situación produce estrés, ataques de pánico, infartos, hipertensión, dolores de piernas y espalda. No son solo las presas, también existe un costo en tiempo y combustible y una gran factura que debe asumir la Caja Costarricense de Seguro Social por los efectos de la contaminación.

Ojalá aparezca un ingeniero civil idealista, que dirija el país hacia la construcción de un metro subterráneo en el centro de San José y trenes rápidos para transportarse desde Cartago, Alajuela y San Ramón. Durante los últimos 30 años, los políticos han fallado.

Hans Lovkvist

Bagaces

Trámite complicado

Soy cliente de Credomatic desde hace cinco años. El 21 de este mes llamé al BAC para hacer un pago extraordinario de mi tarjeta de crédito; sin embargo, en servicio al cliente decidieron cambiar las políticas de seguridad, lo que volvió el trámite un viacrucis. En la primer llamada, el agente no me pudo decir mi saldo porque no le está permitido, por lo cual debo de llamar de nuevo y marcar la opción de escuchar mi saldo.

Para saber cuánto debo en una segunda tarjeta, debí repetir los pasos.

Tampoco se puede efectuar un pago adicional el mínimo está cubierto, por lo que hay que ir a hacerlo en efectivo o desde una cuenta de la misma entidad bancaria.

Diego Cano Rodríguez

Curridabat

Peaje sigue sin caseta

Hace más de un mes fue destruida una caseta del peaje en la autopista General Cañas.

Desde entonces, las filas de vehículos son kilométricas y, en consecuencia, el gasto de combustible servirá para contribuir a la fiesta navideña de la Refinadora Costarricense de Petróleo.

Para reponer la garita, van a tardar lo mismo que duraron en levantar el puente a desnivel frente al nuevo centro comercial de Alajuela.

Jorge Acuña Calvo

Alajuela

País solidario

El paroxismo que viven los cubanos por su situación migratoria en nuestro país está tocando las fibras mas profundas del ser costarricense. Son muchas las escenas publicadas por los medios de información que denotan la angustia y el dolor que ellos viven. Conmueve, por ejemplo, la portada de La Nación del domingo 22, donde un padre está en el suelo con su hijo y este se aferra a su cuerpo para dormir.

Grupos de la población civil y autoridades gubernamentales empezaron a ayudar a los cerca de dos mil migrantes. Este lamentable situación nos pone en el concierto del mundo como un país pobre materialmente, pero millonario en solidaridad.

Mientras, el gobierno de Nicaragua cerró sus fronteras para que pasen los isleños y más bien acusa a nuestra administración de causar la crisis.

Halley Castro Ramírez

Barrio México

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota