Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 08 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Acuerdo con los sindicatos

La huelga pasada levanta sospechas

El presidente está como un padre en bancarrota, pero que complace a su hijo malcriado. Los sindicatos en este país están desacreditados, la denominada “huelga histórica”, lo fue, pero por la poca asistencia.

La cabeza del gobierno y algunos de sus colaboradores mejor se declaran abiertamente de izquierda y gobernaran como todos los populistas de América Latina. Es mejor que dejen la pantomima de hacer reuniones para negociar el final de algo que ya estaba estaba arreglado.

Los sindicatos están en cuidados intensivos y sobreviven por la respiración asistida que les da el gobierno. El presidente prefiere quedar bien con esas camarillas que con el pueblo, que fue el que lo sentó en su silla. Don Luis Guillermo Solís no debe dejar de leer la próxima encuesta.

Jorge E. Varela Solís

Moravia

Gobierno merecido

Estando de gira en Argentina, comentábamos con un alto ejecutivo de una institución pública la situación de Venezuela, me dejó sin argumentos cuando dijo en un tono sarcástico: “Cada país tiene el presidente que se merece”.

Sin embargo, la reciente experiencia en Guatemala, donde el pueblo somete a la institucionalidad y logra la renuncia del presidente de la República y lo lleva a los tribunales de justicia, deja claro que la función pública no blinda a los jerarcas para que, independientemente de su gestión, puedan asegurarse terminar sus periodos.

Queda en mi mente el cuestionamiento inicial, si 1,3 millones de costarricenses que votamos por el actual presidente debemos resignarnos y aceptar que nos equivocamos, y simplemente rezar para que los años restantes pasen volando y podamos “merecernos” un nuevo gobierno.

Creo que nuestra sociedad está lo suficientemente madura para migrar a un sistema parlamentario que nos permita provocar el vencimiento anticipado de un gobernante y de sus ministros, por el solo hecho de no cumplir con las promesas que hizo a los votantes que lo llevaron al poder.

Para concluir, parafraseo un término usado en el béisbol: definitivamente no podemos estar abanicando en la elección del presidente cada cuatro años.

Mynor Retana Cardenas

San José

Aprender del rugby

Hace poco se llevó cabo en Inglaterra el campeonato mundial de rugby. Fue un espectáculo nunca visto para esta disciplina deportiva, por sus enormes estadios y su nutrida concurrencia internacional.

Es bueno recordar a un pequeño grupo de jóvenes de diferentes nacionalidades que comenzaron a jugar, de forma demostrativa, este hermoso deporte en La Sabana, allá por 1984. Sin querer entonces se encendió una llama que hoy da luz a muchos equipos costarricenses en diferentes centros educativos y deportivos.

El orgullo de aquel grupo inicial aumenta cada día porque toma auge entre los jóvenes de Costa Rica esta disciplina formadora de personas íntegras, con un alto sentido de grupo y de solidaridad.

Decía un monje irlandés que los niños debían jugar al rugby para conocer el esfuerzo y el sufrimiento del trabajo en equipo, respetar la autoridad, ceder bajo la aceptación, valorar el silencio y, sobre todo, lo que cuesta ganar un metro en la vida y lo fácil que es perderlo.

En el rugby a veces se complica el juego, pero no se finge, no se busca engañar o gritar al árbitro, el ganador le reconoce y agradece el esfuerzo al perdedor; el equipo local está obligado a invitar al visitante.

Es un deporte centenario donde se resaltan la educación, el esfuerzo, el respeto, el silencio, el trabajo, la dedicación y sobre todo la Humildad, en mayúscula, como los arcos con que se juega el rugby.

Gustavo Halsband

Publicista

Error de geografía

En la edición vespertina de NC11 del viernes 23 de octubre, uno de los presentadores, en el momento de introducir un segmento, se refirió a la isla de Chira como la más grande de Costa Rica, pero lo cierto es que ese puesto lo ocupa la isla Calero con 152 km², muy por encima de los 43 km² de Chira.

En medio del conflicto por la invasión sandinista a este territorio, deberíamos cuidarnos más al referirnos a esta isla. Los gazapos de los periodistas sobre la geografía del país son muy comunes. ¿Incluyen las universidades esta materia en su planes de estudio o simplemente los comunicadores no le dan importancia?

Gustavo Elizondo Fallas

Dota

Amor propio

No cabe duda de que las apariencias son importantes para muchas personas. Sin embargo, están adoptando una idea errónea del valor de las cosas. Un perro pequeño o de raza no da estatus social, o uno de ataque, respeto; un carro de lujo o ropa de marca no da clase o estilo, una casa muy cara no es sinónimo de felicidad o éxito y un celular último modelo no hace a nadie un erudito de la tecnología, para citar algunos ejemplos.

Hay que poner los pies sobre la tierra y aceptarse como uno es, sin renunciar a nuestras sanas ambiciones y objetivos.

Fabián Cerdas Quesada

Turrialba

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota