Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 25 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Caso Navas

Investigación tardó un año

Después de un año de trabajo, el Poder Judicial encontró a 25 funcionarios culpables de revisar información privada del portero Keylor Navas.

Se trató de una investigación interna, es decir, los actores y las pruebas estaban a mano; sin embargo, tomó 12 meses de trabajo. ¿En cuál empresa se dan el lujo de durar tanto en entregar un informe interno? ¿Quién ordena las investigaciones? ¿Cuál es el sentido de urgencia? ¿Quién les da seguimiento?

Esto no es aceptable, menos viniendo de un Poder de la República que no solamente goza de beneficios extraordinarios, sino de un efectivo mecanismo de defensa.

Gonzalo Madrigal Rojas

Curridabat

Gobiernos pequeños

Se supone que las municipalidades son Gobiernos pequeños; sin embargo, en la práctica no sucede así, ya que normalmente los alcaldes carecen de la autoridad para actuar –por depender y estar a la orden de sus superiores, los partidos políticos, que los colocaron en esos puestos– y de los fondos necesarios para hacer obras públicas porque prácticamente dependen del Gobierno Central.

Uno, como ciudadano, a quien le solicitan elegir a los representantes municipales, se pregunta para qué.

Existe otro problema: muy pocos electores conocemos a los candidatos para decidir con claridad, por lo tanto, imagino que votarán por ellos sus familiares y los miembros del partido político que los promociona, junto con unos cuantos ciudadanos a quienes hayan conseguido agrupar.

Orlando Jiménez Chaves

San José

Violencia en TV

Me extraña mucho la reiterada programación de telenovelas sobre narcotráfico, sicariato, prostitución, organización delincuencial y corrupción política que desde hace cinco años transmiten canal 7 y Repretel.

Mientras las calles y barriadas de nuestro país se tiñen de sangre, pareciera que estas dos grandes empresas se empeñan en competir para alcanzar los más altos niveles de audiencia, dejando una estela peligrosa tras esos programas.

Las novelas y series invitan a imitar los actos de violencia, a identificarse con los protagonistas, que generalmente son los victimarios, a creer que ante el horror y la violencia existe justificación y, lo que es peor, a aceptar la violencia como una manera de resolver problemas y hasta ser un modus vivendi , en el caso del sicariato.

Lamentablemente, este tipo de programación poco a poco se vuelve normal en nuestra sociedad, pero se constituye en una verdadera “escuela” de aprendizaje en un país como el nuestro, sin ejército y con un endeble y tibio sistema de seguridad.

Daniel Madrigal Sojo

Goicoechea

Respuesta incómoda

La respuesta de la Contraloría de Servicios del BNCR ( Cartas , 20/10/15) a mi queja porque un cajero automático de esa entidad me dispensó menos dinero, es insatisfactoria y un insulto a mi inteligencia y honorabilidad.

El Banco le dijo por teléfono a mi esposa que la dueña de la tarjeta no hizo el retiro, por lo que el reclamo no procedía, es decir, el error de mi esposa fue darme la tarjeta para que yo retirara el dinero para ir a pagar las cuentas que debemos. Yo conté los billetes como tres veces y pude notar el faltante.

Por otra parte, la respuesta deja en entredicho, no solamente mi inteligencia y capacidad para contar, sino también mi honradez.

¿Por qué no permiten que mi esposa, la usuaria de la tarjeta, vea el video?

Desgraciadamente esta es una pelea de “burro amarrado contra tigre suelto”.

Luis Ordóñez Calvo

Heredia

BCR contesta

Acerca de la queja de la señora Laura González Picado ( Cartas, 14/10/15) sobre el impedimento para efectuar un retiro de efectivo en un cajero automático, el inconveniente se presenta al digitar un código incorrecto.

En situaciones como la descrita por doña Laura, los retiros de efectivo se pueden hacer en las oficinas comerciales o bien en los negocios autorizados para este fin, como las farmacias Fischel, los almacenes Perimercados, Jumbo y Súper Compro.

Sandra Araya Barquero

Servicio al cliente, BCR

Contigencia pública

En Europa no saben qué hacer con el problema colateral de las guerras en Siria: los refugiados. En la empresa privada nos estamos preparando, no solo para atraer y mantener los clientes, sino que ahora, gracias a los desubicados trabajadores públicos y sus sindicalistas, se tienen que programar actividades de contingencia para el desabastecimiento de diésel y bunker y, Dios no lo permita, cortes del fluido eléctrico.

Lo anterior porque nuestros proveedores públicos (Recope, el ICE, y otros ) sienten amenazado su salario. No entienden que un padre de familia con un salario mínimo vive mejor que uno desempleado.

¿Será que quieren liquidar la fuente de ingresos de donde se pagan sus salarios? ¿Cuando entenderán que ellos viven de la prestación de un servicio que consume al que hoy quieren llevar a un paro técnico en sus operaciones?

Hernán García Fonseca

Cartago

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota