Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 17 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Frontera municipal

Diferencias entre cantones vecinos

Suelo transitar entre Guadalupe y Moravia y la Municipalidad de este último cantón merece una felicitación: las calles secundarias no tienen huecos, periódicamente las bachean, se nota el orden y reciclan los desechos.

Pero nada más pasar la frontera entre ambos municipios, uno se da cuenta de que Guadalupe es un desastre. Alrededor de mi casa, en El Encanto, las calles están llenas de huecos, lo mismo que las cercanías de la escuela Santa Mónica.

Aunque repararon algunos baches por la Corte, las fuertes lluvias y los malos materiales usados están haciendo que la calle se dañe de nuevo.

Los trabajadores que recogen la basura tiran todo en el camión, aunque uno separe el plástico. No conocen el reciclaje.

Óscar Lobo Oconitrillo

Goicoechea

Fiscal desatinado

La Fiscalía comete con mucha regularidad errores, plantean mal las acusaciones y toman decisiones equivocadas, pero todo sigue igual. Parece que ni el fiscal ni la Corte hacen nada para acabar con estos problemas.

El ministro de Seguridad –que está haciendo una buena labor– sugiere, atinadamente, la creación de un organismo entre todos los entes policiales para que se investigue y actúe contra la delincuencia organizada, el sicariato, el lavado de dinero y el trasiego de armas.

Esto es loable, pues tales delitos probablemente seguirán siendo cosa de todos los días, con el riesgo de que muera gente inocente, como daño colateral.

Por estas razones, el fiscal, de forma desatinada, critica al ministro al decir que no debe meterse en temas judiciales.

El fiscal olvida que el ministro fue, durante más de treinta años, funcionario judicial y ocupó puestos muy relevantes en el OIJ, por lo que está capacitado para sugerir y llevar a cabo la lucha contra la delincuencia que nos golpea.

Olvida también el fiscal que este es un asunto que concierne a todos los costarricenses, que somos los que ponemos los muertos y, por lo tanto, cualquier gestión que se haga debe ser respetada y hay que darle la mayor importancia.

Fernando Martínez Ardón

San José

Principio de inocencia

Muchos han condenado, de forma peligrosa, a una sola persona por el ataque que sufrió Gerardo Cruz. No podemos especular, ya que en un Estado de derecho prima el principio de inocencia. Por eso, ni la Fiscalía ni el OIJ han dicho nada, pues lo que le ocurrió a Gerardo se encuentra en investigación.

Algunos medios de comunicación, de manera irresponsable, revelaron la identidad, domicilio y trabajo de Gerardo, por lo que terceros pudieron haber visto la oportunidad perfecta para ajustar cuentas.

¿Existe un nexo causal entre una situación y otra? Ese es trabajo de nuestro sistema Judicial.

Es peligroso y poco prudente lanzar acusaciones fundamentadas en informaciones amarillistas que usan el morbo y la doble moral para ganar audiencia.

Las acusaciones contra una persona por la posible comisión de un delito deben ser probadas. Recordemos que Claus Roxin define la prueba como “el medio u objeto que proporciona al juez el convencimiento de la existencia de un hecho”. Por ello, si se acusa directamente a una persona de un delito, sin pruebas, podría usted ser el que termine acusado.

Al igual que la mayoría, repudio todo acto de violencia, pero hay que pensar con serenidad y no dejarse llevar por impulsos o la manipulación de terceros.

Kevin Morgan Díaz

La Unión

Bajo costo

Hace pocos días acompañé a uno de mis hijos a solicitar su cédula de identidad y aproveché para pedir un certificado de estado civil.

Los timbres para ese documento me costaron 25 colones y la cédula de mi hijo fue gratis. Creo que nadie reclamaría ni vería afectado su bolsillo si aumentaran esos timbres a ¢100 y por la cédula cobraran ¢300.

Por la cantidad de personas que necesitan el servicio cada día, el Gobierno puede recaudar una suma considerable al año.

Me parece que sería una manera sencilla de captar fondos sin necesidad de redactar uno de esos proyectos complicados que se debaten en la Asamblea Legislativa, donde algunos quieren reinventar el agua caliente.

Rigoberto Pérez Morales

San Francisco de Dos Ríos

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota