Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 23 de julio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Reglas en la Marcial Fallas

Usuaria pide cambio en norma para uso de gorra

Llama la atención que en la clínica Marcial Fallas, en Desamparados, les soliciten a los hombres quitarse la gorra o colocársela con la visera hacia atrás antes de ingresar.

Me parece una disposición absurda porque el uso de este tipo de prendas no representa ningún riesgo para el personal de la clínica ni para los pacientes, como sí lo podría ser en los bancos. Deberían preocuparse por mejorar la atención de los usuarios del centro médico en vez de establecer disposiciones inútiles.

Tatiana Brenes Aguirre

Desamparados

Información pública

De conformidad con la Constitución, las entidades públicas solo pueden reservarse la información declarada secreto de Estado. La divulgación de los salarios en las empresas públicas no compromete a ningún trabajador, puesto que no se han citado nombres ni se han hecho públicos los ingresos con el afán de causar daño.

Si un trabajador de Recope laboró durante un mes, siete horas extras diarias, sumadas a las ocho habituales, nos da quince horas al día, por lo cual no tuvo tiempo de bañarse, desayunar o trasladarse a la oficina. Seguramente llevaba una cobija y dormía en el plantel.

Sergio F. Solano Céspedes

Los Yoses

Tiempo perdido

Me gusta ver, en horas de la tarde, el canal 98 de Tigo porque transmiten las sesiones de la Asamblea Legislativa. Entre lo que más me ha llamado la atención, está la suspensión de las sesiones por falta de quorum con frecuencia, lo que me hizo preguntarme cuánto se gasta cada vez que no se alcanza el mínimo de diputados.

Cuando esto sucede esperan cinco minutos, si este tiempo lo multiplicamos por la cantidad de legisladores presentes, –presupongamos que son 45– el resultado será 225 minutos perdidos; o sea, 3 horas y 45 minutos.

De suspenderse unas 5 veces cada hora, arrojaría la escandalosa cifra de 1.125 minutos; es decir, 18 horas y 45 minutos perdidos.

Propongo que se les rebajen esos tiempos muertos, a ver si vuelven a romper el quorum.

Julio Madriz Valverde

Barrio México

Basurero a 200 metros de la UCR

Le solicito a la Municipalidad de Montes de Oca que mande un camión a recoger la basura que un indigente arroja en un lote baldío ubicado 200 metros al este de la Facultad de Educación de la UCR. Dicha persona lleva a diario hasta tres bolsas grandes con desechos y las esparce en todo el lote. Vivo a un lado de esta propiedad y las moscas son un problema. Por la salud de la comunidad, le pedimos que obligue al dueño del lote a cercarlo porque, también, los drogadictos se reúnen por noche.

Entiendo que la ley obliga al municipio a solicitar al propietario del lote que mantenga el lugar limpio y cerrado.

Denis Corrales Sanchez

San Pedro Montes de Oca

Caso resuelto por la Sutel

El reclamo de don Sergio Milgram a la Superintendencia de Telecomunicaciones (número AU-00649), publicado en esta sección el jueves 16 de julio, propició una solución conciliatoria entre las partes, la cual dio como resultado una resolución del caso sin ningún perjuicio para el usuario.

Ivannia Morales Chaves

Vocera Sutel

Estado hipertrofiado

Algo hay de perverso en un sistema que basa la remuneración del empleado en los años de servicio, una receta segura para la anquilosis. Pese a los mentís de los sindicatos e incluso de los altos mandos de la UCR, algo debe haber de perverso en el sistema cuando una exrectora de la UCR goza de una pensión de nueve millones de colones.

Muy perverso debe ser un sistema cuando un empleado público al jubilarse recibe 20 salarios como auxilio de cesantía… sin haber quedado cesante.

Lo que en la práctica ocurre es una transferencia de riqueza del trabajador del sector privado al del sector público. Como en el cuento de Orwell, todos los trabajadores son iguales, pero hay unos más iguales que otros. Más que una ley de empleo público, por necesaria que sea, lo que debe hacerse es reducir el tamaño del Estado, pero esto requiere renovar la clase política que es, en esencia, la gran culpable de la injusticia. A ver quién le pone el cascabel al gato o, más apropiadamente, le quita el hueso al pit bull terrier.

Leonardo Morales Castro

Santa Ana

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota