Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 18 de julio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Calles abandonadas

Falta mantenimiento en vías de Rohrmoser

La Municipalidad de San José debe explicar la razón del abandono en el mantenimiento de las calles de Rohrmoser desde hace varios años y cuál va a ser su plan de acción.

En la urbanización Geroma Norte, en la calle que pasa frente al kínder Campanita, hay un cráter que cubre ambos carriles y no existe manera de evitarlo. También la antigua calle al aeropuerto, ruta diaria de los autobuses de la ruta bulevar-aeropuerto está en malas condiciones.

En varias calles se ha lavado tanto el asfalto que solo queda la piedra de base. Merecemos mejor mantenimiento de las vías en una zona en donde pagamos los impuestos puntualmente.

Ana Isabel Rojas Aragonés

Rohrmoser

Menos horas de labor

En dos reportajes de La Nación (14 y 15 de julio), se señalan los sueldos y salarios de algunos empleados públicos y la comparación con los del sector privado. Muchas oficinas y planteles, trabajan tan solo 40 horas por semana y su personal tiene hasta un mes de vacaciones, y creo que hasta más. En contrario, en el campo privado las jornadas son de 48 horas (20% más) y las vacaciones son un 50% menos que la de los funcionarios pagados por el pueblo.

Un sencillo cálculo nos indica que por año, los empleados públicos tienen un trabajo efectivo y de presencia física en su puesto de 480 horas menos que el sector privado. Si esta diferencia la aplicamos al sueldo o el salario en el campo público, en este último se gana mucho más por hora efectiva de labor. Un error garrafal de comparación en que nadie ha reparado y que, inexplicablemente, se ha dejado pasar por alto.

Rigoberto Guadamuz Monge

San José

Salarios y pensiones

No puedo creer que el camarada del ICE y sindicalista de oficio, don Fabio Chaves, no entienda que Costa Rica se hunde debido al incremento sin control de los salarios y las pensiones, que no pueda ver en Grecia un espejo, situación que en un futuro cercano muy bien podríamos experimentar los costarricenses si no cambiamos la dirección de nuestro país.

Tengo 84 años y he vivido viendo un país tranquilo, donde todo caminaba como en carreta, despacio y haciendo mucho ruido, pero ahora es más el ruido que el avance porque personas como él son miopes, no ven ni su propia nariz. Qué lástima que mi bella Costa Rica se hunda así, sin nadie que levante la voz, salvo el diputado Otto Guevara.

Pedro Gamboa Espinoza

Heredia

Incumplimiento de horarios

La empresa de buses La 400, especialmente en sus rutas de Santa Cecilia y La Aurora, incumple los horarios. Uno de los tantos ejemplos sucedió el 14 de julio a las 3:10 p. m. El bus que sale de San José hacia Santa Cecilia se demoró varios minutos, lo cual nos afectó a varios usuarios. El autobús siempre ha salido a las 3:30 p. m. y no a las 3:10 p. m. como pueden confirmar varias personas que estaban ahí. Lo malo es que el otro, el que recorre Lagunilla, llega las 4:10 p. m. Es decir, tenemos que esperar una hora más.

La empresa me ha contestado que el autobús sale a las 3:15 p. m., no a las 3:30 p. m. Les puedo asegurar que en los dos años que tengo de utilizar esta ruta ese horario no se cumple y tampoco otros, pues las unidades pasan a horas antojadizas.

Gabriela Vargas Vargas

Heredia

Ineficiencia estatal

Rabia, tristeza, cólera, es lo que siento luego de leer los reportajes de los asombrosos salarios en varias instituciones de este país. Pluses, anualidades, dedicación exclusiva y más abusos han hecho que los servicios básicos sean lujos, como el costo de la electricidad, los combustibles, etc. La situación fiscal y económica del país no está para pagar privilegios insostenibles y muchos menos para más impuestos. Lo que los costarricenses queremos es el uso racional de los recursos y un Estado eficiente.

Arturo Esquivel Rodríguez

La Uruca

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota