Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 17 de julio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Discapacitados sin espacio

Irrespeto a Ley 7.600 en el banco popular

Entre las 10 a. m. y 10:45 a. m. de ayer fui a hacer un trámite al Banco Popular de Curridabat, y en el espacio para personas con discapacidad se estacionó un empleado de mantenimiento de la institución. El chofer de dicho vehículo (56- 142) no se dio por aludido, a pesar del llamamiento que un oficial de seguridad le hizo.

Si la ley se aprobó para que se respete, debe ser acatada tanto por el personal privado como por el público. Ocupar dichos espacios es una discriminación para con las personas que sufren algún grado de discapacidad. Hago esta queja formal porque mi padre, quien ha sufrido cinco derrames cerebrales, un infarto y una embolia, cuando ha tenido que ir a esa sucursal, no puede estacionar el vehículo porque siempre alguien ocupa el espacio, y si se le dice algo al infractor contesta con una rabieta o lenguaje soez, y se va.

Espero que dicho incidente se tome como lo que en verdad es: un irrespeto a los ciudadanos que utilizamos el banco.

David Zamora Aymerich

Curridabat

Estado de privilegio

Como costarricense siento una gran preocupación al ver como 300.000 empleados del sector público desangran el Estado. Digo 300.000 porque todos se aprovechan de los privilegios obtenidos a cambio de votos.

Llegó la hora de que despertemos y exijamos eficiencia en las instituciones, requerimos que los empleados públicos trabajen las 48 horas de ley, no les toquemos un solo cinco de los millones que se ganan mensualmente, pero exijamos eficiencia.

Solo a modo de ejemplo, hasta en el Ministerio de Trabajo en Alajuela piden que hagan fila antes de las 8 de la mañana para repartir fichas.

Rodrigo Alfaro Hernández

Alajuela

Horario de la Periférica

El Departamento de Inspección y Control del Consejo de Transporte Público debe asignar inspectores para estudiar el servicio que nos brinda la empresa de buses de la Periférica.

Por lo visto no cuentan con la cantidad de unidades necesarias, y lo peor es el desorden en su itinerario. En horas pico es un desastre. Me consta que muchos trabajadores y estudiantes, principalmente de la Universidad de Costa Rica, deben esperar por más de 45 minutos porque la unidad no llega o pasa directo dado el sobrecargo de pasajeros.

Conforme a la Ley de Administración Pública la empresa no cumple su deber de “servicio público”, por lo que debería llamársele la atención. De continuar su deficiente servicio, que su licencia sea revocada.

Daniel Madrigal Sojo

Goicoechea

Respuesta de Jupema

La solicitud de pensión por sucesión de la Sra. Anita Ohlsson ( Cartas, 16/7/2015) fue presentada a la Junta de Pensiones el 14 de noviembre del 2014; sin embargo, la documentación requerida se completó el 13 de abril del 2015. A la señora se le informó previamente que en el expediente de su difunto esposo quedaron salarios pendientes de reconocer (lo cual favorecía el monto de su pensión), por lo que la interesada consintió en solicitar ese documento a la Universidad de Costa Rica, y este se recibió el 2 de marzo del 2015. Finalmente se resolvió el trámite de acuerdo con la normativa vigente, según resolución aprobada por la Junta Directiva de nuestra institución el 13 de abril. El expediente se trasladó a la Dirección Nacional de Pensiones el 30 de abril, donde permanece pendiente de resolución final por parte del Ministerio de Trabajo, instancia a la cual le haremos una atenta excitativa con el fin de ayudar a obtener una pronta respuesta.

Róger Porras Rojas

Director ejecutivo de la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional

Salarios públicos

Me acuerdo cuando en las ofertas laborales del Gobierno publicadas en los medios de comunicación se mencionaba el salario. En aquel entonces yo decía: “Pero qué barbaridad, ¿cómo el Gobierno tiene la desfachatez de ofrecer esos salarios base a los empleados públicos profesionales con licenciatura? Pobrecitos, cómo van a vivir con ese sueldo, y lo que les costo la licenciatura, ah qué pecado”. Aclaro, muy inocente de mí.

En aquel tiempo no conocía la cantidad de salario que les pasan por debajo de la mesa. Es decir, anualidades, beneficios, salarios extras etc.

¿No se les puede ofrecer un salario base real con aumentos normales como en la empresa privada? y eliminar todas las extraordinarias extras que salen del bolsillo de todos nosotros?

Maribel Sandí

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota