Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 12 de julio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cárcel por bloqueos

Contra protesta de porteadores

Si partimos de la definición de terrorismo como forma violenta de lucha que persigue destruir el orden establecido, concluimos que lo hecho por taxistas y porteadores en esta semana no es ni más ni menos que eso.

En otro país, les habría significado la cárcel, porque estas prácticas pueden matar o lesionar a un ser humano. Un niño que sufrió un accidente debió ser trasladado en helicóptero porque el bloqueo impedía hacerlo por carretera. ¿Tendrá que haber muertos para que un gobierno haga algo?

Las leyes deben reformarse y a quien tenga un vehículo de cuatro puertas y una póliza adecuada debe permitírsele el trabajo de porteador, como a cualquier otro.

Jorge Acuña Calvo

San Francisco de Dos Ríos

Decisión incorrecta

Han pasado apenas unas horas después de la última “democracia de la calle”, organizada por Seetaxi, con el usual irrespeto a los demás ciudadanos, a los turistas y a los comerciantes, y esta vez con especial desdén por la vida al impedir el pronto auxilio médico a un menor, que tuvo que ser trasladado en helicóptero debido al bloqueo insensato e ilegal. Sin embargo, nuestros diputados, velando por sus intereses comerciales en lugar de acatar su juramento constitucional, proponen sin pudor y en muestra de ser ignorantes del sentir nacional, disminuir la pena de cárcel para el sedicioso y sustituirla por una palmadita en la mano, cuando de lo que se trata es de hacer las penas más severas. El proyecto para eliminar la cárcel por cierre de vías es contrario a los intereses ciudadanos y es un intento a perpetuar el irrespeto, el matonismo y la ilegalidad, y la salvaguarda de intereses espurios.

Humberto Moya Morux

Alajuela

Concreteras irresponsables

No basta con que la mayoría de las calles estén maltrechas, ahora son las chompipas de las empresas concreteras las que se encargan de empeorarlas vertiendo concreto que al secar se convierte en pelotas que golpean los carros y ponen en peligro a los motociclistas. No existe calle en San José libre de esta situación.

El MOPT y las municipalidades, ¿qué hacen? ¿Y el deber cívico de estas empresas? Tanto el MOPT como las municipalidades deberían exigir a las empresas reparar los daños causados o, en su defecto, cobrarles por retirar el concreto vertido.

Ronald Pacheco Alvarado

San José

Urge solución al déficit fiscal

Las calificadoras, las instituciones financieras internacionales y artículos escritos por profesionales vienen advirtiendo de la urgencia de hallar una solución inmediata al déficit fiscal.

Pero parece que, pese a toda esta información, una buena parte de los costarricenses no comprenderá la situación en que nos encontramos hasta que no lleguemos al estado en que se hallan Grecia y Puerto Rico.

La contralora de la República lo puso en términos muy sencillos haciendo una comparación con el presupuesto familiar. Y es que nuestro país no puede gastar más de lo que tiene sin recurrir a endeudamiento, y es precisamente esto lo que causa que luego no podamos pagar y entramos en crisis.

Es urgente hacer los ajustes en el gasto en rubros como salarios, beneficios, pensiones de lujo, anualidades y todos los gastos superfluos. Se le debe exigir a la Asamblea no aprobar ningún presupuesto en el futuro si no existe balance entre los gastos y los ingresos.

Bernardino Rojas S.

Liberia, Guanacaste

Son privilegios

El diccionario define privilegio como “ventaja exclusiva”. Se trata de la ventaja de unos poquísimos. El problema consiste en que quienes las sostienen financieramente somos precisamente los excluidos, es decir, la mayoría. En un Estado de derecho, esto representa una interpretación torcida y abusiva de la ley, que atenta contra la ética y el bien común; es un acto muchas veces inmoral. A los salarios y pensiones de lujo, debe llamárseles “privilegios adquiridos”, no derechos, y en cuanto tales deben ser corregidos y ajustados a la realidad.

Vinicio Siles Loaiza

El Carmen de Cartago

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota