Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 18 de junio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Productos lácteos

Reglamento define el término ‘leche’

Como respuesta a la carta de don José David Mora Céspedes (3/6/2015), la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos aclara que la definición para la leche que se comercializa en el mercado nacional y regional está establecida según el Reglamento Técnico Centroamericano de Uso de Términos Lecheros, que la define como la “secreción mamaria normal de animales lecheros (…) destinada al consumo en forma de leche líquida o a elaboración ulterior”.

El reglamento, basado en el Codex Alimentarius, plantea como principio general que los alimentos se deben describir o presentar mediante un correcto uso de los términos lecheros para proteger al consumidor de posibles confusiones y garantizar el empleo de prácticas comerciales leales.

La Cooperativa no está en contra de la elaboración y venta de preparaciones alimenticias y mezclas lácteas, mal llamadas “leches”; pero sí velamos por que el consumidor no sea engañado y se cumplan y respeten las regulaciones tanto nacionales como regionales en esta materia.

Francisco Arias C.

Gerente de Relaciones Corporativas y Ganaderas

Calidad de abogados

Es alarmante la noticia del alto porcentaje de graduados de las facultades de Derecho que no tienen los conocimientos básicos para ejercer. Esto pone en el banquillo de los acusados a las facultades y escuelas de leyes del país; algunas excelentes, otras no tanto y unas que definitivamente no dan la talla. El Colegio de Abogados, en su afán de optimizar los servicios que presta el gremio, debería establecer cuáles son las escuelas más deficientes y reportarlas al Conesup para que este suspenda su autorización para enseñar hasta tanto no mejoren la calidad educativa.

El abogado cumple una función social e institucional muy importante. Si falla su preparación, se pierde la garantía de que el ejercicio del derecho esté en buenas manos, lo cual sería fatal en un Estado de derecho como el nuestro.

Oscar Rosabal Lizano

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota