Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 29 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vacunas atrasadas

prevención de la influenza

Desde la semana pasada he estado llamando al call center de los Ebáis administrados por la Unibe para saber cuándo y cómo procederán con la campaña de vacunación contra la influencia. Este lunes 27 de abril, a las 4 p. m. me indicaron que las dosis suministradas por la Caja ya estaban en sus manos. Sin embargo, alegan que, como deben organizarse para la campaña, en una o dos semanas van a comenzar a aplicarlas a la población. Si esto es así, ¿por qué anunciaron en todos los medios de comunicación que a partir de este lunes se iba a a aplicar la inyección a las poblaciones de riesgo, cuando la Unibe en San Rafael de Montes de Oca, por lo visto, lo hará cuando ellos quieran?

Jennifer Chanto Ruiz

San Rafael de Montes de Oca

Poca vocación

Da tristeza ver cómo un oncólogo del hospital San Juan de Dios no demostró vocación ni corazón para con una persona enferma de cáncer. Mi hermana, después de esperar un mes por una cita, fue atendida este lunes 27 de abril.

El médico ni siquiera la revisó, se limitó a ver los exámenes y la despachó para que regrese dentro de tres meses.

Dios quiera que estos doctores, servidores públicos, nunca tengan que pasar por una enfermedad como esta.

Allan Acevedo Rodríguez

Goicoechea

Proteccionismo

Concuerdo con el editorial de La Nación del día 27 de abril, titulado “Decisiones económicas contradictorias”. Ya son por todos conocidas las medidas proteccionistas que buscan resguardar a unos pocos en detrimento de la mayoría. Se trata de sectores tan variados como el mercado de cemento, en manos de dos empresas, y de los productores de arroz y de papas.

Estos últimos se aferran a los altos aranceles y a las cuotas de importación, y se han convertido en sectores ineficientes en la producción de alimentos, cuyos precios internacionales son más bajos.

Desgraciadamente, el hilo se rompe por lo más delgado, y el conglomerado poblacional de más bajos ingresos ha sido el más golpeado. A ello se deben sumar las distorsiones y prejuicios ocasionados al crecimiento y a la competitividad nacional.

Egidio Vargas Durán

Santo Domingo de Heredia

Venta sin garantía

El 28 de marzo adquirí mi primer iPhone 6, y muy contento compré en el iShop de Lincoln Plaza la funda y el protector de pantalla.

Después de dos semanas, el protector comenzó a levantarse, por lo que regresé a la tienda para reclamar por el fallo en el producto. Para mi sorpresa, me dijeron que no cambian accesorios que salen del local, ni siquiera un día después. Al parecer, no otorgan garantía en este tipo de artículos.

¿Por qué me vendieron un protector de pantalla que solo duró dos semanas? ¿No es que la empresa Apple se enorgullece en todo el mundo de la alta calidad de sus productos?

Quiero saber si una tienda puede vender un artículo y asegurar su calidad justo hasta el momento en que este sale por su puerta.

Li Fu Chen

Sabanilla de Montes de Oca

Ley urgente

¿Hasta cuándo habrá que esperar para que el presidente y los diputados aprueben la ley contra el maltrato animal? Deberían tomarse más en serio lo que sí es importante para todo un pueblo.

¿Será que tienen que maltratarles a sus mascotas para que pongan fin al calvario por el que todos los que amamos a nuestros animales pasamos al ver las noticias?

Es vergonzoso e inaceptable observar, casi todos los días, tantos animalitos maltratados sin que nadie haga algo definitivo por ellos. Está claro que las personas que los maltratan deben pagar lo que hacen, porque son personas sin alma, incapaces de amor propio.

Georgina Víquez Faith

San Sebastián

Poner orden en parques

El domingo 26 de abril, mi familia y yo fuimos a caminar al parque de La Paz, aprovechando los últimos días de verano. Con mi hijo de dos años, nos acercamos a los caballos que están junto al lago, los que alquilan para un paseo corto.

Uno de los animales pateó fuertemente a mi hijo y lo lanzó por el aire. Por suerte, el golpe fue en el muslo y no ameritó más que una visita al pediatra por la contusión.

Mi malestar es porque las personas que alquilan los caballos no advierten a las personas que los animales patean y tampoco se mantienen vigilantes o colocan rótulos de advertencia.

Las personas a cargo ni siquiera se inmutaron, ni se acercaron a preguntar si mi hijo estaba bien. Me gustaría saber quién regula los permisos para estas actividades. ¿Existirán pólizas de riesgo en caso de que un animal de estos lastime a alguien?

Evelyn Arce León

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota