Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 24 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Problema recurrente

Lotes baldíos aquejan a vecinos

Tras una carta publicada en esta sección (13/2/2015) acerca de un problema con unos terrenos baldíos abandonados, 400 metros al oeste del Palí de Ipís, la Municipalidad de Goicoechea me contestó que habían notificado y multado al dueño.

Al día de hoy, los terrenos están peor, la acumulación de basura en la acera impide el paso, terminaron de robarse la caseta de la parada de buses y las personas indigentes se guarecen allí en condiciones inhumanas. La maleza ya supera el metro y medio de altura. En la Municipalidad nadie responde para dar una solución.

Me preocupa porque vienen las lluvias y con ellas el dengue. Los vecinos estamos expuestos; es responsabilidad del municipio velar por el bienestar de la ciudadanía.

Silvia Guzmán

Ipís de Goicoechea

Clínica Clorito Picado busca a afectada

A don Rafael Zamora Bonilla ( Cartas, 22/4/2015) la Dirección Médica de la clínica Clorito Picado le comunica que la Contraloría de Servicios ha procurado localizar, desde el día 21 de abril del 2015, a su hija para hacerle entrega de la respuesta a su inquietud; sin embargo, no ha sido posible contactarla en los números telefónicos que indicó para tal fin. Agradecemos se presente a la Contraloría de Servicios de nuestro centro para brindarle la respuesta.

Carlos Alberto Salas

Director médico, clínica Clorito Picado

Machismo en la redes

Es impresionante leer tantísimos comentarios escondidos tras una identidad virtual refiriéndose a una víctima de violación de manera peyorativa, sometiendo al más vil de los escrutinios a una persona que probablemente la mayoría de nosotros no conocemos, pero que al fin y al cabo es miembro de la humanidad, aunque esta esté falta de comprensión y solidaridad.

Es muy fácil despedazar a una víctima de ultraje, porque detrás de la doble moral que muchos aplauden se inculpa al agredido –sea este hombre o mujer– y de cierta forma se justifica al agresor.

Burlarse porque la víctima retiró la denuncia en las instancias legales es desconocer que la probatoria y la condena de un violador requiere de un proceso doloroso y traumático para la víctima y su familia, la cual incluye inspecciones muy íntimas y detalladas, y a veces se reciben amenazas del agresor.

Yo me pregunto si todos los que hicieron los comentarios en redes sociales tendrían la misma valentía para sobrellevar esa situación.

Diana Ávila

Moravia

Exceso de humo

Vivo frente a la parada de buses de Puntarenas, por donde pasan durante casi todo el día los que van hacia los Hatillos, Alajuelita y otros sitios cercanos y dejan una cortina de humo parecida a niebla de aceite quemado. ¿Por qué el Ministerio de Transportes o Riteve no les impone controles fuera del semestral obligatorio?

Jorge Eduardo Ramírez

San José

Tránsito no responde

Ante la gran cantidad de accidentes de tránsito que suceden desde hace años en la esquina que queda 100 metros al sur de la antigua Nochebuena, en Guadalupe, la Dirección General de Tránsito no responde. La Municipalidad de Goicoechea, incluso, envió hace poco a esa oficina el oficio UTGMG-0047-2015, en el cual hace la solicitud de intervenir, pero hasta la fecha no ha pasado nada. ¿Qué esperan las autoridades? Ya son muchos los daños humanos y materiales contabilizados.

Daniel Madrigal Sojo

Guadalupe

Licor en carretera

Cada vez que ocurre un homicidio culposo en nuestras carreteras, producto de la ingestión de licor de muchísimos conductores, es bueno recordar al escritor latino Lucio Apuleyo de Madaura, quien nos relata que en una comida, un buen orador, fomentando la moralidad, señaló: “La primera copa es para la sed, la segunda para la alegría, la tercera para la voluptuosidad y la cuarta para la locura”. Tomen nota, diputados, que alguien ya se les adelantó veinte siglos.

Guillermo Barrantes

San José

Ruta caótica

Siempre se ha dicho que los alajuelenses gozan de buen humor, gentileza y felicidad. Sin embargo, esa riqueza espiritual frecuentemente la trocan por una actitud belicosa, tornándose malhumorados y tensos cuando se enfrentan a las kilométricas presas en la autopista Bernardo Soto, generadas por la reducción de tres a dos carriles en el puente de “la platina” sobre el río Virilla.

La procedencia de esta desazón es conocida: la reducción de carriles frente al Instituto Nacional de Aprendizaje. El antídoto está en la esquina: ampliarlos a partir del Virilla.

Mientras las trancas viales continúan y la salud mental se agrava, las autoridades no desempolvan sus escritorios. Tampoco levantan una bandera de protesta los regentes de las curules provinciales en Cuesta de Moras.

Lo sorprendente es que hoy se tarda más en arribar a la capital que hace 50 años por la carretera vieja de Heredia. ¡Monumento al modernismo y progreso! Si continúa este tormento, los nacidos en la tierra de los mangos pronto estamparán sus apellidos en las listas de espera del Chapuí.

Sergio Espinoza Alfaro

Cartago

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota