Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 14 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctima de fraude bancario

Reclamo de fondos al BN

El viernes 26 de enero recibí una llamada de la Unidad de Prevención de Fraudes del Banco Nacional para preguntarme si yo estaba en Marsella, Francia, haciendo retiros en euros en cajeros automáticos. Obviamente, contesté que no, que yo estaba en San José. Me informaron que me habían hecho una serie de cargos de forma fraudulenta (me dejaron solo ¢1.000 en la cuenta) y que me presentara a una oficina del BN a firmar el reclamo, etc. Dos horas después, fui al banco, firmé el reclamo e indiqué en el estado de cuenta los cargos fraudulentos realizados.

El dinero estaba “bloqueado” en mi cuenta, es decir, no había “salido del Banco”, por tanto, el reintegro debió ser inmediato, sin condiciones. Pero no. Más de 15 días después sigo esperando “que la investigación” finalice y me reintegren el dinero. Mientras tanto, me enviaron un correo, días después, donde me pidieron que aportara fotocopia de todo mi pasaporte para demostrar que yo no había ido a Francia a almorzar el viernes 26 (aunque esa misma tarde ya estaba de vuelta en Curridabat poniendo la denuncia). También, que entregara fotocopia de la tarjeta. Por mi insistencia y llamadas y correos, 15 días después me manifestaron que debía ir al OIJ a poner una denuncia y entregarles una copia. Es decir, el BN no tiene un protocolo establecido para atender a los clientes que son estafados por delincuentes que burlan la seguridad (no sé cuántos estafados hay al mes), y se toman la libertad de retener los fondos del cliente durante el tiempo que les place.

Habib Succar Guzmán

Zapote

Nuevo ministro de Seguridad

Cambio de mando en el Ministerio de Seguridad Pública: en sustitución de Celso Gamboa, fue nombrado Gustavo Mata, funcionario de alta trayectoria dentro del ambiente policial. Su mayor preocupación es el combate a la delincuencia en sus diferentes modalidades. Una jefatura tan importante para el resguardo de la ciudadanía requiere no solo capacidad ejecutiva, sino también de otros atributos personales. Entre estos cabe citar, por ejemplo, un trato amable y considerado, hasta cierto punto, para el policía raso, porque es quien expone su vida en los momentos difíciles y se priva, en muchas ocasiones, de la vida familiar. Dentro del plan de trabajo, debe incluirse la visita periódica a las comandancias para verificar el cumplimiento de los deberes, con el fin de corregir y ampliar mejoras.

Manuel A. Campos Guevara

Cartago

Parqueos para discapacitados

Los derechos de los adultos mayores son tema recurrente desde la década del ochenta. Mediante diferentes medios se ha buscado la forma de romper la falsa creencia de asociar vejez con enfermedad y empezar a ver esta etapa del ser humano como un proceso que forma parte de la vida misma. No obstante, a pesar del camino ganado, considero que el trato preferencial mencionado en la Ley 7935 se ha distorsionado. Me refiero a la forma como las personas jubiladas se han ido apropiando de los espacios para discapacitados en los parqueos de los centros comerciales. La Ley 7600 establece espacios destinados expresamente para las personas con discapacidad; es decir, personas con alguna deficiencia física, mental o sensorial que limita sus capacidades funcionales. Entonces, no veo razón para que una persona jubilada, que mantiene sus capacidades funcionales, se estacione en el espacio para discapacitados.

Carlos Cuevas Calvo

Curridabat

Inseguros a clases

Padres de familia, docentes, estudiantes de todos los niveles deberán, en su momento, cruzar una calle. Pero ¿qué hacer cuando los conductores irrespetan las señales que dan paso a los peatones? ¿Será posible que en Alajuela nos dieran “una manita” de pintura para recuperar la zona de seguridad de la “calle ancha”, en la salida del Colegio Marista, donde se ha hecho costumbre el irrespeto vial? ¿Qué cuesta más: la lata de pintura blanca o la atención de un indeseado, pero posible, accidente?

Ani Brenes Herrera

Alajuela

Pagos en colegios privados

Los colegios privados no solo cobran mensualidades muy por encima de la inflación, sino que año a año exigen una prima que viene a capitalizar a los dueños. ¿Quién inventó y dónde se sustenta legalmente el pago de matrícula? Quien paga matrícula en nada se beneficia de las mejoras en la infraestructura, solo los dueños. Además, agregue bingos millonarios, ventas de libros producidos por casas exclusivas, obligación de comprar uniformes, en algunos casos, y pagos extras durante el año por paseos y convivios. Y, por supuesto, todos se refugian en nombres de santos, que, de ser posible, están escritos en inglés.

Mario Valverde Montoya

Desamparados

Sobre el uso de ‘ajusticiar’

En su artículo “Justicia caórdica” (10/2/2015), el abogado Juan Diego Castro comete un error generalizado en Costa Rica. Los periodistas, jueces, magistrados y abogados entienden mal el uso correcto del verbo “ajusticiar”. Escribir o hablar de “ajusticiamientos mafiosos” y de “ajusticiamiento por deudas de drogas”, etc. es prostituir la etimología y el uso correcto del castellano. Según el DRAE, versión 2015, “ajusticiar” es dar muerte al reo condenado a ella. Así el asunto, la justicia penal es resorte único de los Estados, y no se debe investir a la mafia, narcotraficantes, sicarios, etc. de aquello que no tienen. Referirse al producto criminal como justicia es hacerle un flaco favor al Derecho y al uso correcto del idioma.

Rigoberto Guadamuz Monge

Desamparados

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota