Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 26 de enero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Muro de piedra

Sin respuesta por reclamo

Está claro que los clientes de las empresas de telefonía celular estamos indefensos en cuanto a la cobertura. Adquirí un plan por dos años con la empresa Claro, por el que pago alrededor de ¢30.000. Me mostraron un croquis muy bonito de diferentes colores y me aseguraron que en mi residencia gozaría de total servicio de Internet y teléfono celular, y con una velocidad sorprendente. Firmamos el contrato y mi sorpresa fue que tanto las llamadas como el servicio de Internet móvil desde mi casa es sumamente deficiente. Ante esta situación, me apersoné a las oficinas de Claro y topé con un muro de piedra, pues me indican que no pueden hacer absolutamente nada.

Les solicité que me indicaran la forma de contactar a una autoridad superior, en busca de una solución, y me respondieron que eso es totalmente imposible.

Francisco Javier Sánchez Calderón

Heredia

La donación

Como la hormiguita que se encontró el cinco. Así se encuentran los funcionarios del Gobierno con la prometida donación china. Para que no se lo gasten en confites, deben concentrar la inversión en infraestructura de los centros educativos y en los centros de salud.

Esa es la razón de ser del costarricense.

Douglas León Campos

San José

Aumento excesivo

Tanta publicidad que hace la Superintendencia de Seguros a los usuarios de las operadoras para que hagamos reclamos, pero no recibimos respuesta a nuestras inquietudes. Desde el mes de enero del 2014, hice un reclamo a la Superintendencia de Seguros por el abuso del INS contra los adultos mayores al aumentar la póliza de vida en un 500%, y un año después no he recibido respuesta.

Miriam Ramírez López

Grecia

Matonismo

El pasado martes 13 de enero, ante una supuesta denuncia contra un médico del hospital de Alajuela, un ejército de policías se presentó aparentemente en busca del denunciado. No sé si por ignorancia o por falta de coordinación con las autoridades del centro médico que el despliegue parecía que buscaban al Chapo Guzmán, a Caro Quintero o a un terrorista.

Todo aquel que se cruzaba en su camino era objeto de matonismo, interrogatorios y todo tipo de excesos, como en una película de policías y maleantes. Sembraron el pánico entre el personal, los pacientes y sus acompañantes, y poco faltó para que, ante los reclamos de la gente, la cosa pasara a más. ¿Quién manda estos operativos? Habría que ver si cuando tengan que enfrentarse a personas desarmadas, pero con gabacha y estetoscopio, estos valientes policías actúen con tanta hombría.

Jorge Acuña Calvo

San Francisco de Dos Ríos

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota