Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 13 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Presas en Puntarenas

Perla en mal estado

Si no es olvido, es laguna mental la que tiene el Gobierno con el cantón central de Puntarenas. Si los conductores y pasajeros se quejan de las presas en el Valle Central, tal vez haya razón por la cantidad de autos y buses; pero ir desde Puntarenas centro hasta Barranca, o viceversa, es increíble; aunque la vía esté despejada, un solo bus provoca una presa. Pese a ser carretera nacional, y existiendo espacio para construir un tercer carril y bahías para buses, lo que tenemos es un remedo de camino asfaltado. Solo es ver el tramo en Chacarita, carril y medio con lagunas para zancudos, huecos y masas de asfalto. ¿Para qué ufanarnos de un hermoso paseo marítimo y balneario en la punta, si para llegar y salir de ahí es tortuoso? Ya hemos visto lo peligroso que se torna el único acceso a esta “perla del Pacífico” cuando hay eventos masivos.

Y si nos referimos al casco central, qué sufrimiento. Qué falta hace la demarcación horizontal en el tramo de la ruta 23, desde Boca de Barranca hasta Caldera; de noche y con lluvia es un peligro.

Wilber Iván Sosa Esquivel

Puntarenas

97 conductas injustas e indignas

Durante un mes me dediqué a llevar cuenta de conductas injustas e indebidas de costarricenses. Conductas que no dependen del partido político que esté en el poder. Apunté desde el desacato a las leyes de tránsito, los múltiples malos manejos de instituciones, pasando por la variedad de “trucos” que emplean los vivillos para pasar Riteve y las presas en las carreteras, el irrespeto en las filas de bancos e instituciones públicas, la infinidad de profesionales que no dan factura cuando prestan un servicio. El menosprecio jovial y triunfal de costarricenses “normales” que violan flagrantemente los espacios exclusivos para ciudadanos con algún tipo de discapacidad, el daño casi irreparable a la CCSS, etc. He logrado conversar con algunos de ellos. Todos con rostro compungido y cara “de yo no fui”, se muestran consternados por las mismas conductas que ellos mismos exhiben tranquilamente. En general, la educación no ha logrado brindarles la consciencia para que se den cuenta de que, en la medida en que ellos no hagan ostensibles esas conductas injustas e indignas, no tendremos la sociedad costarricense que todos deseamos.

Carlos Masis Acosta

Cartago

Reclamo por servicio

Fue como un víacrucis de casi 15 días para que Tigo Star (debería ser sin estrella) me reparara a medias el servicio de cable e Internet, pues no lograron concluirlo bien. Se hizo a poquitos y el último día los técnicos movieron los cables fijos del teléfono y lo desconectaron. Por supuesto que esta empresa no se hizo responsable del daño. Llamé al ICE y los operarios llegaron tan solo cuatro horas después del reporte de la avería, pese a que era sábado.

Aquí se ve la diferencia entre una empresa tica que conoce a sus clientes y la otra extranjera, cuyos empleados solo contestan en su call center en El Salvador y que no nos conocen. Los afiliados de Tigo no pueden hablar con nadie en Costa Rica, a no ser que visite unas de sus pocas oficinas.

¿Sabrá el gerente general de Tigo en Costa Rica la calidad de las empresas que contratan para instalar y reparar? Me parece que no, pues el servio de pena y duran muchos días para solucionar a medias los problemas y los hacen a la chambona, como dice nuestro presidente. Es importante que ante tantas quejas que vemos de Tigo, la Defensoría del Consumidor ponga cartas en el asunto.

Miguel A. Barboza R.

Goicoechea

Sobre casas de recreo

Luego de observar el informe de los 100 días por parte del señor presidente, se menciona el gasto excesivo mensual por el mantenimiento de “la casa de la loma” para uso discrecional del presidente ejecutivo del Incop (sean meticulosos y averigüen quienes la usaban). Pero también en Puntarenas existe otra casa de recreo con gastos de mantenimiento y seguridad aun mayores y que en el gobierno del Dr. Abel Pacheco se intentó, sin fructificar, su venta o traspaso. Me refiero a la casa de playa que tiene el INS en La Punta. Existen instituciones que trabajan en condiciones de hacinamiento en este cantón que muy bien le serían de utilidad estas instalaciones. Un caso de estos lo es la Municipalidad de Puntarenas.

Wilber Iván Sosa Esquivel

Puntarenas

Conflicto por liquidación

El pasado 24 de junio presenté mi renuncia como director comercial de la empresa Insight Consulting de Costa Rica S.A. y, en virtud de mi renuncia, dicha empresa indicó que la liquidación se haría en el mes siguiente, lo cual no sucedió. Acudí al Ministerio de Trabajo a una conciliación con el patrono, amparado por el Código de Trabajo, donde se indica que las liquidaciones por renuncia deben ser entregadas inmediatamente o, en su defecto, máximo 30 días después. Como el patrono no acudió a la conciliación, el Ministerio solo dispuso que no hubo conciliación y que me reservaba el derecho de ir a tribunales.

¿Cómo entonces se consagra mi derecho –que se establece en el Código de Trabajo– ante este tipo de incidentes? ¿Entonces Insight Consulting de Costa Rica me pagará a su conveniencia, y no como debe ser? Definitivamente, ¿dónde quedan consagrados los derechos laborales?

Paul A. Stephen Herrera

Goicoechea

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota