Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 07 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Paseo Metrópoli responde

Uso de ascensor

En respuesta a la carta publicada el pasado 30 de julio por el señor Manuel Antonio Campos, le extendemos a su familia las disculpas respectivas; internamente se revisó el caso con el oficial en mención y se corrigieron los protocolos de atención a los clientes que requieren el uso del ascensor para transportar mercadería, así como la atención que debe brindar la seguridad del centro comercial.

Le agradecemos habernos permitido conocer su opinión, para seguir mejorando en todos los aspectos posibles su visita a Paseo Metrópoli. Estamos para servirles.

Juan Carlos Zúñiga Pérez

Gerente general

Buen chofer

Soy usuario frecuente del servicio público de autobús entre Cartago y San José. Todos los días recibo la atención muy educada y eficiente del chofer de la unidad número C-53, placas 2079, de la compañía Lumaca, quien cubre la ruta Taras-San José a las 7 a. m. Este servidor realiza su labor de manera muy profesional; incluso, hace olvidar los pésimos comentarios que diariamente hacemos los usuarios sobre Lumaca.

Realicé varios intentos para que la Contraloría de Servicios de esa compañía escuchara mis comentarios positivos sobre su trabajador, pero no tienen la delicadeza de atender el teléfono; solo responde una contestadora. Me pregunto: ¿dónde está el Consejo de Transporte Público, la Aresep y el buen servicio de la compañía? ¿Serán parte de lo mucho que no sirve en Costa Rica y que todos pedimos que se vaya y no estorbe?

Gracias a Dios un humilde servidor, como ese chofer, demuestra que lo que está sosteniendo el desarrollo y la paz social de nuestro país es la gente de trabajo como él; del resto, mejor ni hablar.

Miguel A. Gutiérrez Pizarro

Cartago

Burocracia en Banco

Desde el pasado 2 de mayo tengo bloqueada en mi cuenta de débito la suma de $45,9 por una transacción fallida en Walgreens, Las Vegas. He llamado varias veces y enviado la nota de reclamo para solicitar la liberación de los fondos, pero me dicen que “debo ir al local comercial a solicitar una nota” para proceder con el descargo. La transacción en cuestión, según el sistema del banco, debió liberarse el 31 de julio a las 15:58, sin embargo aún no sucede.

Qué experiencia más mala me está tocando vivir con la burocracia de este banco. Les agradezco una solución inmediata.

Johnny Rodríguez Bonilla

Heredia

Agradecimiento

Deseo expresar mi gratitud al Hogar de Ancianos San Buenaventura, en El Recreo de Turrialba, por las atenciones que brindaron a mi hermano Roberto Gutiérrez Ventura durante casi un año que estuvo viviendo en dicho hogar. No hay palabras para manifestar las atenciones que ustedes le brindaron tanto en albergue, alimentación, cuido, entretenimiento, entre otros. Siempre estarán en mi corazón y elevo una plegaria al cielo para que continúen con esa mística con todas las personas.

Ofelia Gutiérrez Ventura

Tibás

Pinto y Bora

Eventos de gran presión –sea un campeonato mundial, una enfermedad o un problema financiero– generan gran estrés en el grupo humano que los enfrenta. Aun si el resultado es exitoso, en muchos casos el estrés es tan grande que las personas exhiben lo mejor o lo peor de sus cualidades, llegando incluso a la disociación del grupo, pues los deja exhaustos e incapaces de seguir funcionando como colectivo.

Es indiscutible que los resultados de la Selección en Brasil 2014 son objetivamente superiores a los de Italia 1990. Sin embargo, a nivel relativo son comparables pues el grupo de Italia se basó en jugadores netamente locales y con medios mucho más restringidos. Pero hubo una gran diferencia en el desenlace. Estamos seguros de que dentro del grupo de Italia 90 hubo momentos de mucho estrés e incomodidad, pero eso no impidió que Bora haya dejado un recuerdo imborrable por su categoría como persona y su don de gentes. Estas cualidades fueron puestas a prueba bajo gran presión y no cedieron.

No fue así en el caso de Pinto. Cuando la situación se prestaba para una despedida de categoría, se nos muestra que los involucrados quedaron debiendo. No debemos preocuparnos ya porque Pinto no tenga los atributos personales que se requieren; lo que preocupa es la manera en que la dirigencia manejó la situación cuando empezó a darse cuenta de las carencias del entrenador.

Gonzalo Madrigal Rojas

Curridabat

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota