Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 29 de julio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mala demarcación

Calles en Santo Domingo de Heredia y Moravia

En Santo Domingo de Heredia abrieron un restaurante de comida rápida. De inmediato pintaron dos calles y los accesos. Claro, es como pintar una casa que se está cayendo: la pintura pasa por los huecos, etc. Curiosamente, pintaron solo lo que le interesaba al establecimiento. No sé si fue la misma empresa o el Conavi; creo que fue esta última porque, además de demarcar, agregaron señales de tránsito.

También, desde este punto hasta La Valencia, pasando al frente del INBio, que es visitado todos los días por cientos de personas, es tierra de nadie; hay trayectos en donde no se sabe por cuál carril se circula. Y así sobran los ejemplos: del mall Don Pancho, en Moravia, a la iglesia católica de Coronado, para poner solo uno. Deberían exigirles a los inspectores de tránsito, cuando ocurre un accidente y no hay demarcación vial, emitir una boleta de oficio al Conavi, como imputado también, por negligencia. No es justo que solo nosotros paguemos los platos rotos. Ojalá que el señor Presidente cumpla lo que en su momento dijo sobre el Conavi, el Cosevi y el CTP.

Jorge E. Varela Solís

Moravia

Defensoría del Consumidor

Concuerdo con Cynthia Elena Sáenz ( Cartas , 23/7/2014): la Defensoría del Consumidor es una oficina creada para proteger al consumidor ante los problemas o abusos del comercio; sin embargo, a veces no se sabe a quién defiende y salen con artículos a veces hasta ridículos. Una vez me tocó acudir a esa oficina para exponer un caso con un vehículo que compré nuevo, y fue exactamente como ir a la sucursal de la empresa que me lo vendió. La funcionaria se mostró indiferente y prácticamente salí regañado; me invitó a que arreglara la situación yo con la agencia y me deseaba suerte. El problema fue un vidrio del auto, que se quebró por una deficiencia de fábrica, según la misma agencia, pero no estaba en periodo de garantía. Si el auto nuevo se parte a la mitad, a lo mejor tampoco se pueda defender porque no está en garantía. Era un caso fácil, pero o le dio pereza o le dio miedo... Salí decepcionado y prometí no volver a ese lugar.

Luis Fernando Bruno Guzmán

Alajuela

Sugerencias

Dos sugerencias a la Municipalidad de Heredia:

Primera: eliminen tantos reductores de velocidad porque maltratan los vehículos, se gasta más gasolina –ahora que está carísima–, se contamina el ambiente e incrementan las presas. Hay hasta tres reductores en solo 100 metros; por ejemplo, en la urbanización Montebello, en Mercedes Norte, y también en Santa Cecilia (carretera a La Aurora). Con solo que dejen algunos frente a centros educativos, de salud e iglesias sería suficiente, ya que hay demasiados en zonas residenciales que no lo ameritan.

Segunda: entuben los caños profundos que hay en la ciudad para evitar accidentes de peatones y de vehículos, ensanchar las calles y aligerar el tránsito.

Si se ejecutan esas obras, muchos peatones y conductores lo agradecerán.

Mario Zamora Miranda

Heredia

Pensiones

Mientras la Asociación de Pensionados de Hacienda ha luchado inútilmente por años para que a sus afiliados se les revalorice su pensión, a quienes reciben las pensiones millonarias –que son una vergüenza para este pobre país– la Dirección de Pensiones de Hacienda les hace depósitos millonarios sin siquiera solicitarlo (ver reportaje de La Nación publicado el 10 de julio). Esto es un descaro. Ya es hora de que alguien termine con este relajo.

Miriam Ramírez López

Grecia

Viva la mediocridad

¡Ahora resulta que don Jorge Luis Pinto es el malo! Cuando en este país exigen disciplina y se nos piden cambios de actitud ante cualquier reto, entonces nos oponemos con fervor, tal y como está ocurriendo con ciertos sindicatos, federativos y jugadores de fútbol. Recurrimos a la política del “pobrecito”, culpando a quien nos exige. Si en este país las jefaturas del sector público estuvieran a cargo de un “Jorge Luis Pinto”, seríamos ejemplo de competitividad y éxitos a todo nivel.

Juan de Dios Cartín Herrera

San Pedro de Montes de Oca

Don Julio Rodríguez

Fue sobresaliente y muy valiente. Escribió sobre los temas más agudos de la política nacional. Desnudó la corrupción, denunció instituciones y señaló a los malos; nunca le tembló el pulso. Fue una pluma brillante, intachable en su vida pública. Tenía un amplio conocimiento de los orígenes y de los efectos de la descomposición social en Costa Rica. Conocía el tema de la ética profesional y cómo se desplomaron los valores en todos los campos del quehacer diario. Qué pena para Costa Rica que don Julio Rodríguez nos haya dejado, y que su columna “En vela” también llegara a su fin, pero sus escritos e ideas perdurarán por siempre.

Albán Rugama Dávila

Barrio México

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota