Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 17 de julio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fuente de la Hispanidad

¿Por qué celebrar ahí?

Para ampliar la información proporcionada por el arquitecto e historiador Andrés Fernández , en el artículo “ La fuente de un chorro de celebraciones”, de Arturo Pardo ( Revista Dominical, 13/7/2014), quisiera comentar lo siguiente:

El bar y restaurante Río abrió sus puertas en enero de 1985 y en los veranos de los años siguientes, 86,87,88 y 89, se organizaron conciertos al aire libre frente al local, colocando una tarima sobre el bulevar. Esto generó que esta calle aledaña se convirtiera en un sitio de eventos masivos. En el concierto del verano de 1989, llegó tanta gente que se cerró la calle principal, creando un caos en el tráfico de la zona. A raíz de este problema, se dejaron de hacer estos conciertos, pero la semilla de utilizar el bulevar como punto de fiesta y celebración estaba sembrada. Así, el 16 de julio de ese año, pocos meses después, cuando clasificamos por primera vez a un mundial de fútbol, venciendo 1 por 0 a El Salvador, los clientes que estaban viendo ese partido en Río, conjuntamente con los que se encontraban en el bulevar, decidieron en algún momento ir a zambullirse a la Fuente de la Hispanidad para celebrar. Al rato, el lugar estaba lleno de gente vecina, brincando, bañándose y agitando banderas.

Ese día fue la primera celebración de un evento futbolístico en la famosa Fuente de la Hispanidad. Posteriormente, los triunfos sobre Escocia y Suecia, con el histórico pase a octavos en la Copa Mundial de 1990, terminaron de consolidar este sitio como un ícono nacional de celebración masiva.

Eduardo Jiménez Meza

Socio del bar y restaurante Río, Los Yoses

Universidad Central

Tengo año y medio de estudiar en la Universidad Central con sede en Alajuela, y a la fecha no me han hecho entrega de mi carnet estudiantil. He preguntado varias veces en la administración y me dicen que no ha llegado, que hay que esperar. Llamé también en dos ocasiones a la sede en San José y nadie sabe nada al respecto. Lo que me llama la atención es que el cobro de este sí me lo hacen a tiempo cuando corresponde.

¿Hasta cuándo tendré que seguir esperando?

Édgar Herrera Lara

Alajuela

Celular en hotel

Mi hijo dejó su celular en la cama de su habitación en el hotel RIU, Guanacaste. Yo le dije que no importaba, que no pedimos servicio de limpieza y que nadie ingresaría. Volvimos de la playa y el celular no estaba. El manager dijo que no poner ningún cartel en la puerta le da libre acceso al servicio de limpieza (hay dos carteles, uno para solicitar limpieza y otro para que no molesten, este último nunca se nos proporcionó).

Le pedí al manager que me enseñara dónde estaba escrito, en el folleto para huéspedes, que no poner ningún cartel en la puerta autoriza a una camarera a limpiar mi habitación cuando no ha sido solicitado expresamente. Él respondió que no estaba escrito, que es el rol del hotel. ¿Entonces los huéspedes tenemos que adivinar?

La información relacionada con la seguridad es fundamental para el viajero, que anda desentendido del estrés diario. Esto es una violación al derecho de información que tenemos los consumidores y un vacío en la normativa del hotel. No hay normas claras, lo cual induce a errores, y muy graves, porque esto es también un tema de derecho a la privacidad.

¡Gracias, RIU, por las peores vacaciones de la vida!

Paulina Catalán Piedra

Cartago

Patines y patinetas

Desde hace muchos días vengo viendo a gran cantidad de jóvenes usando patines y patinetas en las carreteras de nuestro país.

Cada vez que vemos a uno de estos irresponsables, se nos para el pelo, primero porque lo podemos atropellar; segundo, porque por capearlo podemos chocar con otro vehículo, salirnos de la carretera y cometer el atropello a otras personas inocentes, y luego vendrá el calvario de un juicio y de seguro seremos condenados, después de varios años de gastar dinero y tiempo en abogados para que nos defiendan.

No es posible que estas personas anden poniendo en peligro sus vidas y las de miles de inocentes, solo por placer de andar imponiendo sus matonadas y jugando de importantes.

¿Dónde están los padres o familiares, el Tránsito y demás autoridades que dejan que estos irresponsables sigan en las carreteras?

Jesus Ramón Vindas Innecken

San José

Precio de medicamentos

Durante un reciente viaje tuve que comprar en Madrid, España, el medicamento que utilizo para el control de la hipertensión.

Aclaro que se trata del producto original, fabricado por el innovador, pues los que ofrece la CCSS no me funcionan. Cuál fue mi sorpresa al pagarlo, pues su valor en una presentación de 28 comprimidos fue de ¢7.400, mientras que en el país me cuesta ¢12.200 la caja con 14 comprimidos. Y aumenta mi asombro al enterarme de que, por tratarse los medicamentos que ingresan a Costa Rica de bienes de primera necesidad, no pagan impuestos.

Me pregunto entonces quiénes están encareciendo las medicinas importadas y cómo lo estarán haciendo.

Egidio Vargas Durán

Santo Domingo de Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota