Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 26 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ventanas que salvan vidas

-Accidentes en carretera-

Ante el aumento de accidentes de tránsito, donde se describe la invasión del carril contrario, la salida del vehículo fuera de la carretera, la colisión contra un vehículo estacionado o un poste, etc., nuestras autoridades han llamado la atención sobre la imprudencia generalizada, el exceso de velocidad, el uso del celular sin manos libres, el abuso del licor y otras variables, incluyendo el mal diseño de nuestras carreteras, el mantenimiento del vehículo, la carencia de adecuada demarcación horizontal y vertical, etc. Sin embargo, hay un factor que pasamos por alto: debemos abrir la ventana del vehículo, cada 30 o 60 minutos, especialmente si utilizamos el aire acondicionado (AC) en recirculación.

El uso del AC, en especial cuando se utiliza la opción de recirculación, aumenta el nivel de dióxido de carbono (CO2) dentro de la cabina, lo que adormece a sus ocupantes. En Estados Unidos, de un 10% a un 30% de los accidentes automovilísticos se asocian con el adormecimiento del conductor. Debemos evitar la opción de recirculación del AC en viajes largos. El tamaño de la cabina del automóvil, el número de pasajeros y la duración del viaje, si las ventanas se mantienen cerradas, eleva el riesgo de que el adormecimiento afecte a los pasajeros. El pestañeo frecuente, y empezar a bostezar o cabecear son indicadores: abra ventanas, detenga el automóvil y tome una siesta. No se arriesgue innecesariamente.

Jorge Elizondo Almeida

San José

Peligro en Sarapiquí

A menos de cien metros de la escuela Santa Eduviges, en la comunidad de Finca Chaves, cantón de Sarapiquí, se encuentra un puente a medio terminar. Dicha estructura tiene más de un año de estar en esta situación, y la Municipalidad lo que hizo fue poner una viga de dos troncos y lastre, y son muchos los niños que deben “jugársela” para pasar por ese lugar.

En un lapso de casi dos años, se han contabilizado cuatro accidentes, aunque ninguno de estos con pérdida humana. Pero, ¿que está esperando la Municipalidad? ¿Estarán aguardando a que pase una tragedia para terminar esta obra que costó exactamente ¢18.651.000 y que, por cierto, se encuentra entre los proyectos municipales ejecutados del calendario 2013?

No solo se ven afectados los niños de la escuela sino los médicos, personal, pacientes y el transporte de ambulancia del Ebáis debido a que la mayoría de los pobladores se encuentran del otro lado de la viga.

El peligro para la comunidad hace imperativo el fin de esta obra.

Walter Campos Picado

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota