Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 17 de abril de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Problema diario

Salida de colegio

En Desamparados de Alajuela se encuentra ubicado el Colegio Saint John, institución por la cual guardo admiración y aprecio. A la entrada y salida de clases de este colegio, diariamente se forman tremendas presas vehiculares que, por muchos minutos, hacen la correspondiente vía intransitable, cosa común en muchos lugares en donde se encuentran instituciones similares. Los choferes estacionan sus vehículos como les da la gana y por el tiempo que quieran en la estrecha vía y el caos es tremendo. ¿Porqué casi todas estas instituciones provocan el mismo problema y no hay autoridad que las regule?

El asunto es muy molesto pero más que eso complicado y peligroso pues, si se diera el caso de que en una emergencia tuvieran que transitar por ahí vehículos del Cuerpo deBomberos, de la Cruz Roja o similares, les sería imposible y se verían imposibilitados de brindar la atención oportuna,agravando en lugar de simplificar las consecuencias y con ello hasta propiciando situaciones trágicas. Los ministerios de Educación y Obras Públicas deben tomar cartas en el asunto y dejarse de “palanganeos”.

Vicente Saborío Carballo

Alajuela

Tala en propiedad privada

Mis hermanos y yo tenemos una finca en Chilamate de Poás, Alajuela. En la cerca de la propiedad hay unos árboles longevos (68 años) de cedro dulce ( Cedrela tonduzii ), en hilera a la orilla de la calle. Estos árboles son una referencia de esta propiedad en Poás, e indican el límite de esta.

Recientemente, tres de estos árboles han sido víctimas de las ocurrencias de las autoridades del Minae quienes obtuvieron el permiso de un juez para su tala, con el argumento de representaban un peligro para los escolares que juegan en las cercanías. Lo que es inadmisible es que tomaran esa decisión sin importar que los cedros estén en propiedad privada, y no en la vía pública. Además, la madera de los tres árboles desapareció.

Rafael Ángel Rodríguez Picado

Alajuela

Incluir o excluir

En una Escuela en Cartago, una maestra de francés, con una gran vocación educativa, solicitó dar lecciones de su materia a un grupo de 6 estudiantes de adecuación. La directora envió el respectivo horario al Ministerio de Educación para su aprobación con la sorpresa de que la respuesta fue que a estos niños “no se les daba idiomas”. ¿Qué pasó con el Ministerio que apelaba todos los días por la inclusión, como bien lo dice la Ley 7600 en su artículo 4, incisos a),c), d), y el principio de igualdad de oportunidades? O el artículo 14 de la misma ley, en la que el Estado, léase Ministerio de Educación, debe garantizar el acceso oportuno a la educación de las personas, independientemente de su discapacidad, o, en su defecto, el artículo 15 en donde el Ministerio de Educación Pública debe promover la formulación de programas que atiendan las necesidades educativas especiales.

No debemos olvidar el principio de inclusión que ampara estas nuevas políticas, que no son más que insertar en nuestro sistema educativo a todos esos estudiantes quequeremos que sean parte del vivir diario, con todas sus implicaciones, y sobre todo, con todas las ventajas e inserción que tal acción conlleva. Solicito respetuosamente al ministro Garnier una explicación para esos 6 niños, sus padres, sus maestros, y todos los ciudadanos que nos creemos amparados en las leyes y sobre todo en la educación que han enaltecido este país.

Luis Dionisio Vázquez Madrigal

Cartago

Queja en Goicoechea

El pasado 12 de abril, dos oficiales de parquímetros de la Municipalidad de Goicoechea caminaban tranquilamente mientras varios conductores estacionaron sus carros en zona amarilla y afectaron la salida única principal de la estación del Cuerpo de Bomberos. Fui a quejarme, pero me dijeron que no reciben quejas porque el jefe está de vacaciones. ¿Cuál sería su responsabilidad al permitir obstaculizar la salida del camión de bomberos? ¿Será que olvidan que un minuto puede hacer la diferencia entre salvar o perder una vida?

Laura González Picado

Guadalupe

Hora del patriotismo

El pasado 6 de abril, la mayoría de costarricenses de forma contundente, pidió un alto al tortuguismo en la administración pública, a los extraños manejos de obras por contrato, no más despilfarro de recursos públicos en amañadas asesorías, no más impunidad ante delitos de corrupción, no más casos de pagar altos salarios en dependencias del Ministerio Público para promover cobros judiciales por algunos céntimos… El mensaje del soberano va dirigido a los tres poderes del Estado: llegó la hora de salvar nuestra patria que camina cabizbaja y enferma.

Álvaro Chaves Sánchez

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota