Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 14 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Conservación de las baulas

Tarea contra matanza

Es interesante la hipótesis con que el autor Shillinger ( La Nación , 9-2-14) plantea el destino de las baulas neonatas pues, al avanzar la investigación, probablemente se comprobará que después de que cerca del 75% de las tortugas baulas mueren en su primer día al alcanzar el mar, se desplazan miles de kilómetros hacia sitios dispersos de alimentación y, eventualmente, de reproducción.

Pescadores lejos de Costa Rica son sus verdugos fatales y no necesariamente en el domo térmico que compartimos con Nicaragua y altamar. Al Parque Marino Las Baulas hace años llegaban unas 200 tortugas por noche; hoy no llegan ni 30 por cada temporada de cuatro meses, y la respuesta se encuentra en la matanza que se da en sus sitios de alimentación, reproducción y a lo largo de sus conocidas rutas de migración hacia los sitios de anidación y desde estos.

Costa Rica tiene como tarea urgente, sin dejar de lado la conservación del hábitat de anidación, promover un desarrollo sostenible en las áreas cercanas al parque para, así, enfrentar las deficiencias socioeconómicas de sus pobladores.

Freddy Pacheco León

Heredia

Respuesta de Vida Plena

Con referencia a la situación expresada por don Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro en esta sección el pasado martes 11 de febrero, Vida Plena informa que contactó al señor Gutiérrez para atender y aclarar su situación. Nos comprometemos a enmendar cualquier inconveniente causado y continuamos con nuestra disposición de servir de la mejor manera a todos los afiliados.

Geneva Sandoval Leal

Servicio y Atención al Afiliado, Vida Plena

Parqueo en la Copa del Café

En enero, asistí a la Copa Del Café disputada en el Tennis Club. Al llegar, le pregunté al señor que atendía en la entrada sobre la disponibilidad de espacio en el parqueo, y me dijo que no había espacio, que debería parquear afuera, en la calle (los “wachimanes” cobraban por adelantado¢5.000). Estando adentro, consulté con un empleado del lugar sobre los espacios del parqueo y dijo que aún quedaban suficientes, por lo que volví a hablar con el mismo guarda de la entrada, que en esta segunda oportunidad sí me dejó parquear adentro del club. Afortunadamente, el cuidador callejero accedió a devolverme el dinero. ¿Qué opinan?

PUBLICIDAD

Manuel Rojas Vásquez

Palmares, Alajuela

Precios en farmacias

El pasado19 de enero compré en la Farmacia Fishel de La Guácima de Alajuela 20 pastillas de un antialérgico que me recetaron. El precio total fue de ¢33.059. Asombrada, al día siguiente fui a la farmacia donde acostumbro a comprar mis medicinas, en Escazú, y me llevé la gran sorpresa cuando me cobraron ¢16.780 por el mismo producto y la misma cantidad. ¡Estamos hablando de una diferencia del 100%! Los consumidores debemos poner más atención.

Saray González Agüero

Escazú

Queja de clienta del Popular

El 29 de octubre del año pasado fui objeto del robo de mi tarjeta de débito. La persona que la robó hizo compras en un mismo negocio ubicado en El Carmen de Goicoechea, y lo gastó todo, me quedé sin un centavo porque todo el dinero de la quincena estaba en esa tarjeta.

Interpuse la denuncia en el OIJ, y en el Banco Popular pero, al día de hoy, la respuesta del banco es que reconocen que es una firma falsa la de los vouchers, pero que para ellos es suficiente y les es imposible integrarme el dinero robado. ¿Qué respaldo hay por parte de una entidad financiera que se financia con el dinero de los trabajadores? ¿Cualquier negocio puede aceptar una tarjeta robada y el tarjetahabiente nunca puede recuperar su dinero porque para el Popular una firma falsa no es importante?

Ángela Ramírez Guerrero

Guadalupe

De acuerdo con carta

Muy de acuerdo con el comentario expreso en la carta que firma el señor Francisco Javier Mora ( La Nación , 12 de febrero), y que critica la inversión del país para que los ticos en el extranjero, voten. Además, según declaraciones en los medios, algunos no pudieron votar porque no tenían cedula, solo pasaporte. Otros vivían tan lejos que tendrían que tomar un avión, lo que les salía carísimo. Recordemos que es dinero de todos los que pagamos impuestos. Debe revisarse de inmediato esa disposición poco acertada, más para un país tan pequeño que cuenta con pocos costarricenses fuera.

Douglas León Campos

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota