Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 16 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tala de árboles

Vecinos indignados en Barrio Luján

Indignación es lo que sentimos por la tala de árboles que hizo la Municipalidad de San José, con la pobre excusa de que las raíces habían dañado una acera, detrás de la escuela República de Chile, en Barrio Luján. Lo que ellos hicieron cortando nueve bellísimos y sanos árboles no es jamás comparable con una acera rota; de por sí, así están todas en San José. Las Municipalidad prometió reemplazarlos por robles sabana, pero no lo cumplió y, en su lugar, han sembrado unos arbustitos que nunca sustituirán a los que cortaron. Quienes firmaron en favor de esa medida no viven en este barrio, y evidentemente no hicieron conciencia de que la tala de árboles afecta al mundo entero. El expresidente Abel Pacheco comentó una vez que un peón de su finca le propuso cortar un árbol que, según él, no servía para nada, y don Abel respondió: “No existe un árbol que no sirva”.

Sara Iglesias Vanni

Barrio Luján

Cautela en fallo

Tiene muchísima razón el gerente general del Banco Nacional al manifestar que la demanda de los 66 notarios públicos contra esta entidad es descabellada. Esos profesionales jamás han sido trabajadores del Banco, en ningún momento aparecen sus nombres y números de cédula en las planillas. Los honorarios que reciben esos notarios provienen de los clientes, quienes les pagan con recursos propios o autorizan por escrito que se les rebaje del monto total de un préstamo. Los miembros de los tribunales que decidirán en este caso deberían actuar sin favoritismos, con cautela, prudencia y sabiduría, pues están en riesgo recursos monetarios del pueblo. Solo uno de ellos se llevaría la suma de ¢800 millones y, entre todos, un total de ¢119.000 millones. ¡Salvemos al sistema bancario nacional! Considero que Casación no debe confirmar la sentencia.

Frank Gutiérrez Gutiérrez

San José

Taxista honrado

El pasado 7 de noviembre, el señor Jimmi Salazar Rodríguez, placa 3221, llevó a mi hija en su taxi. Al final del trayecto, cuando ya había llegado a su destino, ella se dio cuenta de que había dejado perdido en el carro un aparato electrónico con información valiosísima. Gracias a Dios y a don Jimmi que lo recogió y lo devolvió sin retraso. ¡Muchas gracias, señor taxista!

PUBLICIDAD

Rosalía Cruz

San José

Seguro obligatorio

El INS y la Sugese acordaron rebajar el costo del seguro obligatorio a los motociclistas, los que mayor siniestralidad tienen, a costa del de los automovilistas, un 12.4% más. Eso no tiene ninguna lógica, a no ser que le tengan miedo a los bloqueos.

Homero Escorcia López

Pavas

Desconsideración

Soy un adulto mayor que debe usar el servicio de buses rápidos heredianos. El pasado 16 de octubre, en la noche, a pesar de que estaba lloviendo y yo me encontraba en la parada de Santo Domingo, el bus no quiso abrirme la puerta y, más bien, aceleró porque notó que yo era un adulto mayor. Es muy común que algunos choferes se enojen porque no pago el pasaje y porque tengo derecho a usar el servicio con solo mostrar mi cédula. Un chequeador de la empresa de buses me dijo que la unidad número 22 nunca se detiene para recoger a los adultos mayores.

Alejandro Suzance

Heredia

Ocurrencias de la Caja

Se acaba de dar a conocer, por medio del Sindicato de la Unión Médica Nacional, que la CCSS realizará una remodelación en el edificio central de la institución en San José. Lo que realmente asusta es que el sindicato denuncia que los arreglos tienen un costo de ¢23.000 millones, y, además, que serán pagados con fondos del régimen de pensiones que pertenece a los trabajadores. Desconozco los alcances legales de una decisión de este tipo, pero, en medio de mi ignorancia, entiendo que este fondo es intocable y no puede ser objeto de manipulación. Emplear este dinero con fines diferentes a los originales va en contra el espíritu mismo de la Caja, y su uso arbitrario constituye una ofensa y un irrespeto a los trabajadores.

Johnny Díaz Pérez

Cartago

Descontento con Claro

En noviembre del 2012, adquirí un plan postpago con Claro, por 24 meses, que incluía 5 megas de Internet. Pero cuando lo uso, este nunca pasa de 1 mega, según pruebas realizadas desde mi IPhone casi todos los días. Pregunto, ¿me reembolsarán el dinero por el servicio que no estoy recibiendo? Desde entonces, los problemas de cobertura, llamadas y conexión de Internet han sido a diario. He llamado en múltiples ocasiones a Servicio al cliente: lo único que ofrecen son disculpas y su mágica recomendación es resetear el sistema. Me han ofrecido en 4 ocasiones enviar a un técnico a mi residencia para estudiar el caso y nunca ha llegado. Desde enero estoy visitando la agencia de Terramall para cambios de Sim, revisión del IPhone y para que me solucionen el problema de alguna manera, pero, hasta la fecha, no se ha resuelto.

PUBLICIDAD

Marcos López Chinchilla

San José

Decepcionado del ICE

Adquirí un plan de 2 megas con una Data Card y ha sido el peor error que he cometido. Si me puede conectar 10 minutos seguidos, fue muchísimo. Fui 5 veces al ICE a ver qué se podía hacer para romper el contrato y me dijeron que tengo que pagar la mensualidad y ¢25.000 de multa por no cumplir el año del contrato. Increíble, ¿no? Estoy decepcionado.

Edgar Vega Solano

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota