Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 08 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Violencia en los estadios

Ofensas sin freno

Da grima escuchar a los dirigentes del fútbol con respecto al mal comportamiento de los aficionados que llegan a los estadios de los equipos de la primera división. Cada uno minimiza los insultos y ofensas personales, racistas, religiosas, de índole moral y familiar, les restan importancia y las ven como algo“normal”. Este es un mal síntoma y un pésimo ejemplo para jóvenes y niños que absorben todo lo que ven. Ya clasificamos al mundial de Brasil y vemos a nuestros seleccionados como héroes, esto se podría aprovechar para iniciar una campaña contra los insultos de los aficionados, para terminar con este problema que podría desembocar en consecuencias más graves. Debemos tener una conducta más inteligente: los equipos ganan, pierden y empatan, esa es la verdadera filosofía del fútbol en el mundo. Los fanáticos y la violencia que desencadenan nunca traerán nada bueno.

Albán Rugama Dávila

Barrio México

Respuesta de la CCSS

El señor Homero Escorcia López planteó, en Cartas a la Columna, dos temas: las advertencias de la SuPén con respecto a la sostenibilidad del IVM, y las reparaciones al edificio de Oficinas Centrales de la Caja. Con respecto a lo primero, sería conveniente que don Homero y cualquier ciudadano preocupado revise los documentos en los que se fundamenta la Superintendencia; y con respecto al edificio que pertenece al IVM, está comprobado que es una trampa mortal para trabajadores y usuarios, por cuanto carece de salidas de emergencias y no está adecuado al código sísmico. ¿Contra quién apuntaría el dedo acusador en caso de una desgracia de grandes consecuencias?

José Luis Valverde Morales

Dirección de Comunicación, CCSS

Todo se vale

En Costa Rica todo se vale. Se vale que la señora presidenta trate a los diputados de “vagos” porque se van de receso. Cuando ella fue diputada, votó a favor del receso. Debió decirles, más bien, que no sienten vergüenza por ganarse dos salarios mensuales sin trabajar en lo que realmente les corresponde. ¿Cómo se llama esto: enriquecimiento ilícito, legislar en beneficio propio… ? También se vale que la señora presidenta trate de “cobardes” a las personas que cerraron la carretera 27, solo porque defienden su derecho a tener una vivienda digna. ¿Qué hacen el INVU, el Banhvi y otras instituciones relacionadas con este tema? Asimismo, se vale que, por orden de un juez, 370 presidiarios ya condenados por cometer uno o varios delitos sean puestos en libertad y salgan de la cárcel para volver a delinquir. Y, mientras tanto, a nosotros, los buenos ciudadanos, ¿quién podrá defendernos?

PUBLICIDAD

José María Hidalgo Hernández

Tibás

Sí es liberación masiva

Leo la respuesta de la señora Ana Lucía Vasquez, funcionaria del Poder Judical, quien considera que sacar prematuramente a 370 reos con condenas pendientes a la calle, no es una liberación masiva. Según mi conocimiento del idioma español, masivo significa “en gran cantidad”, y considero que utilicé bien la palabra para el acto en cuestión. Independientemente de las palabras que usemos, su respuesta deja de lado la cuestión de fondo de la que hablé en mi carta anterior: la responsabilidad sobre los actos que cometan los reos al ser liberados. En los medios de comunicación es común encontrar noticias referentes a personas puestas en libertad que son nuevamente arrestadas por cometer los mismos delitos que los llevaron tras las rejas una primera vez. Esa es mi preocupación principal: que los recién liberados caigan en reincidencia.

Luis Alonso Cambronero

San José

La alegría de la fe

“No es la alegría de las cosas, sino la alegría de la fe”. Estas palabras del Papa Francisco calan en mis pensamientos, más aún cuando ya casi entramos a la época más linda del año, la Navidad. Llevada por la emoción, pregunté a mis conocidos si les gustaba esta época, y me sorprendió que muchos respondieron con un “no”, por diferentes motivos, pero todos llevados por una misma razón: el no saber realmente el significado de la Natividad. Es la celebración del nacimiento de nuestro redentor, hijo del Padre. ¿Cómo no vivirla con alegría, si es el júbilo de saber que hay un ser omnipotente que vino al mundo por medio de la Virgen María para ofrecernos su vida eterna, que murió para que nosotros viviéramos en él y nos reencontráramos en una vida mejor con nuestros seres amados?

La Natividad de Cristo es amor puro, no son cosas, no es materialismo, no es depresión ni llanto, no es nada de este mundo. Al contrario, es amor, alegría, agradecimiento y celebración, es la alegría de la fe de un Dios vivo.

Noilin Hernández Castillo

San José

Agradecido con Ebáis

Eleterno agradecimiento de nuestra familiaa los doctoresLuis Fuentes Pinedo, urólogo del Hospital de Heredia, y Thalmar Morales, del Ebáis de San Isidro de Heredia, por su oportuno y acertado diagnóstico, atención personalizada y seguimiento al cáncer de nuestro padre, Roberto González Quesada, quien gracias a la vocación y profesionalismo de estos dos médicos, hoy en día goza de excelente salud y ánimo. Que Dios los bendiga.

PUBLICIDAD

Esteban González Ortiz

Heredia

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota