Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 04 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ridículo y vagabundería

Marchas en pro de los animales

Es un ridículo y una vagabundería organizar marchas a favor de la protección de los animales. Debemos cuidar y no agredir a los animales, pero es más digna de preocupación la agresión contra los niños y los adultos mayores. Lástima el tiempo y los recursos gastados en marchas inútiles y superfluas. ¡Para todo hay gente!

Ramiro H. Jiménez Rodríguez

San José

Afición a los problemas

Excelente el artículo el del Sr. Dennis Petri, publicado en la página 44 A.Hablar de los problemas es fácil y barato. Criticar las propuestas de los demás es todavía más sencillo. ¿Cuántos millones se gastan en foros, conferencias y seminarios que no producen ningún cambio para el hombre de la calle?Las cosas cambian cuando hacemos una propuesta, pues eso requiere de trabajo, conocer los detalles, enfrentarnos a la crítica malintencionada y, a veces, a la burla. Señalar pasos concretos es llamar a la acción, es hacer algo, es dejar atrás las diferencias y buscar consenso sobre lo que se puede hacer.

Gonzalo Madrigal

San José

Odisea en la Caja

El domingo 18 de agosto, a las 8 a. m., mi papá sufrió un desmayo y se le llevó a urgencias del hospital Carlos Luis Valverde Vega, de San Ramón. A las 10 a. m., cuando había sido valorado unasolavez, se descalibró un instrumento utilizado para exámenes. No había técnico y debía venir desde San José. Las doctoras que de urgencias nada sabían cuando se les preguntó. Al lado de mi padre, con 74 años y paciente de cáncer de piel, con plaquetas bajas, presión alta y casi inconsciente, había otros en igual o peor estado. Cuando pedí los exámenes para llevarlo a otro centro médico, rondaban las 2:00 p.m. Una funcionaria, a quien agradezco su diligencia, se puso a investigar y resultó que los exámenes habían llegado media hora antes, pero ninguna de las doctoras se encontraba en el cubículo. Sorpresivamente, cuando la señora entró a los consultorios, salieron dos de las tres doctoras a llamar pacientes con toda la “dedicación” del mundo. En otras ocasiones nos han atendido muy bien, pero esedíatopamos con muy mala suerte, tanto que cuando llegamos a casa mi padre se descompuso de nuevo porque se levolvióa subir lapresión. ¿Cómo no con más de seis horas de espera? Al final de mes, la única maquina que no se descalibra es la que cobra el seguro médico a los contribuyentes.

PUBLICIDAD

Ana Alicia Rodríguez Solórzano

Palmares, Alajuela

Medicina mixta

La CCSS, al no tener respuesta a corto plazo para las interminables listas de espera, debería ofrecer alternativas para dar al paciente una mejor calidad de vida y no violentar el derecho a la salud. No es culpa de los asegurados la miopía de los dirigentes de la Caja. Recetarle Tramadol al paciente por cinco o seis años en espera de la cirugía de trasplante de cadera no es respuesta.

Carlos A. Montoya Loría

San José

Espacios reducidos

Es impresionante ver a la Comisión Nacional de Emergencias, el Ministerio de Salud y la Federación de Fútbol hacerse una vez más de la vista gorda con las remodelaciones del estadio Ricardo Saprissa. Estuve junto a mi familia en un evento y, entre otras deficiencias, me llamó la atención la colocación de asientos en las graderías de sombra oeste y este. A juicio de todos los presentes, resulta un peligro porque hace prácticamente imposible el desplazamiento cuando las sillas están ocupadas. Si se da una emergencia, encontraremos que las salidas y pasillos fueron reducidos y las salidas de las propias graderías no cuentan con las gradas y el ancho necesario para una evacuación rápida, segura y con orden. Con tanta actividad en este estadio y en vísperas de un mundial de fútbol, la responsabilidad es doble para las autoridades pertinentes.

Edgar E. Núñez Monge

San José

Mala práctica

En 18 de agosto, acudí a la farmacia Fischel en Alajuela centro para comprar dos medicamentos. No tenían uno de ellos y el otro no me lo vendieron, alegando una política que les impide vender menos de tres unidades. Luego me explicaron que el monto mínimo del tiquete de caja debe ser ¢500. Fui a la sucursal de Fischel en La Agonía, donde pude hacer mi compra y me explicaron que no existe ninguna política de ese tipo. Eso lo confirmé minutos después con una llamada al Servicio al Cliente de Fischel. Prácticas de este tipo lastiman la imagen y el nombre de una empresa.

Sergio Quesada

Alajuela

Los plus y los porteadores

Ya podemos ir acomodando las futuras curules. Parece que los partidos no escuchan la voz de Óscar Arias cuando habla en su ensayo Los retratos que aún faltan por colgar sobre “la incapacidad que está exhibiendo nuestro sistema político para renovar a los líderes políticos”. Por uno lado, los porteadores del Movimiento Libertario y los “plus” de la farándula del PLN, por otro, los familiares, religiosos dogmáticos y pega-banderas. Así la patria no puede avanzar. Por eso la necesidad de partidos con afiliados estudiosos, con cultura general y horas de vuelo en la praxis del diálogo y la concertación.

PUBLICIDAD

Mario Valverde Montoya

San Antonio, Desamparados

Falta de techo

Quisiera saber por qué al Pricesmart de Curridabat no lo han techado como sí está techado el de Escazú. ¿Será que a nosotros nos dejan los artículos a menor costo o quizá en Curridabat llueve menos? ¿O será lo que más parece: una discriminación ??

Viviana Mora Rojas

Curridabat

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota