Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 30 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Restricción vehicular

Una ocurrencia más

Otra vez lunes y no puedo producir como podría. Es un ataque semanal al pequeño empresario. Si pago mis impuestos municipales, derecho al ruedo, impuesto a la gasolina, Caja Costarricense de Seguro Social, pólizas del Instituto Nacional de Seguros, etc. ¿por qué insisten, una vez a la semana, en no dejarme trabajar? El problema real es el transporte público. ¿Hay alguien trabajando seriamente en esto a 20 años plazo? Ya llevo varios años sufriendo este sistema, sin que nadie me haya comprobado que funciona. ¿Hay alguien haciendo algo más? Una vez más, el pueblo está pagando las ocurrencias de nuestros gobernantes

Julio Martín Ovares

San José

Partidos morosos

Estamos a las puertas de una nueva fiesta democrática. Sin embargo, al menoscuatro de los partidos, incluyendo el que está en el poder, están cuestionados, a punto de ir a juicio, etc. Aún así van a pulsear la presidencia, alguna curul o un puesto dentro del gobierno. Si no me equivoco, quien tiene cuantas pendientes con el ICE, el Banco Popular, Imas, Ina, etc., no es sujeto de crédito en el sistema bancario nacional. Pues lo mismo debe regir para los partidos políticos. Si no están al día con la entrega de cuentas, no deberían participar en los comicios o bien, si sus miembros son cuestionados, tampoco deberían estar a punto de continuar viviendo del pueblo, como la han hecho hasta ahora.

Roberto Jiménez Valverde

Heredia

Puerta corredora

A principios de este año contraté la colocación de una puerta corredora al taller del señor Daniel Quirós, ubicado en el barrio Los Ángeles de Ciudad Quesada. Días después, llegó y la colocó, pero el marco no aguantó. La reparó varias veces y, como no funcionó, cambió el marco otra vez, pero pasó lo mismo y tampoco le puso cerradura. Lo he llamado, mandado mensajes y propuesto que se lleve todo el material, y que me devuelva el dinero, pero no responde. Además, le encargué una puerta de baño y todavía estoy esperando las agarraderas.

Ligia M. Alfaro Gamboa

Alajuela

Balneario descuidado

Visité el balneario San Lucas Beach en Puntarenas y me quedé asombrada por el mal servicio:el 20% de las sillas de madera están quebradas, muchas de las sillas plásticas también están rotas, pero no las retiran para que por lo menos se vean. La piscina muestra un avanzado deterioro por falta de mantenimiento y, para colmo de males, los puestos de comidas rápidas permanecen cerrados. Cuando consulté, me indicaron que solo en temporada alta los abren.Lo irónico es que la tarifa es la misma. Se supone que se cedió la administración a manos privadas porque ellos si tenían la capacidad de brindar el mantenimiento adecuado, no así la Municipalidad de Puntarenas. Luego de lo que vi, eso está entre dicho.

PUBLICIDAD

Flory Medina Zamora

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota