Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 25 de agosto de 2013 a las 12:21 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cobro de tarifa de tren

Incofer

No se qué argumento tendrá el señor Carabaguíaz, del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), para explicar al país por qué se cobró una tarifa no autorizada por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) el día de la romería a Cartago. Están lucrando, pues también organizan viajes a Caldera que no están al alcance de los bolsillos de muchos costarricenses. Ya es hora de ponerle fin al desorden administrativo del Incofer en lo que se refiere a los viajes en tren y sus horarios, que nunca se cumplen. Hay largas filas y gente de pie en los vagones, como si se transportara ganado.

Luciano Ruiz Salazar

San José

Precios dispares

Quiero unirme a la crítica de Larissa Minsky. En mi caso, una receta emitida por la Clínica Bíblica la coticé en varias farmacias por más de ¢100.000 hasta que en una me cobraron ¢60.000. ¿Por qué farmacias La Bomba y Farma-value cobran estos precios y las demás siguen lucrando con la salud del pueblo? ¿Cómo hacer para que el Ministerio de Economía y la Oficina del Consumidor se pellizquen y paren este “desmadre”?

Manuel A. Araya Barboza

San José

Falta de seriedad

El pasado fin de semana quise hacer efectiva una reservación en el Hotel los Héroes, ubicado en Nuevo Arenal, la cual hice en junio pero por cuestiones laborales tuve que posponer para agosto. Se me ofreció televisión con cable y piscina, condiciones que se mantendrían para la nueva reservación. Al llegar, presenté lo requerido: copia impresa de los comprobantes del depósito y me salen con la novedad deque ellos solamente aceptan efectivo. Luego,me dicen que no me van a dar control remoto porque están sin televisión y que la piscina está en reparación. Me negué rotundamente a ingresar porque cuando llamé para confirmar la reservación, no me avisaron de estosinconvenientes. Entonces, me “ayudaron” llamando a un hotel de La Fortuna para que me pudiera quedar esa noche, cosa que no estaba incluida en mi presupuesto y no se hicieron responsables por este nuevo desembolso. Tuve que quedarme en otro hotel y se nos echó a perder el fin de semana, a mi familia y a mí.

PUBLICIDAD

Lucía Mata Vindas

San José

Lentitud de tribunales

No podía entender por qué escuchaba a personas decepcionadas de nuestro sistema de justicia. Decían que tardaban años en resolver un caso y que al final, por más pruebas que se aportaran, la pena es muy leve o el delincuente sale impune. Después de 30 años de trabajo, me dí cuenta de que dos empleados de confianza se habían puesto de acuerdo y habían vendido el noventa por ciento de mi empresa. Aunque no lo crean, el caso pasó por seis fiscales diferentes y cada vez tuve que contar y revivir la misma historia. Después de cinco años gastando lo poco que tenía en abogados y peritos, se llegó a un arreglo conciliatorio con los imputados, que se comprometieron a dar un abono dentro de un año. Con tal de poder seguir con mi vida y olvidar el caso, acepté. Sin embargo, no cumplieron con el arreglo. Ahora, espero, no sé por cuánto tiempo más, a ver si se me hará justicia. Señores de la Fiscalía del Segundo Circuito Judicial de Goicoechea: ustedes pueden volver a hacer a un ciudadano creer en la justicia, no tan pronta, pero sí cumplida.

Amancio Ortega Guilles

El Carmen de Guadalupe

El poder corrompe

Es un hecho comprobado que el poder y el dinero son un caldo de cultivo para corromper al ser humano. La figura del político va en decadencia, como lo prueba la escasa productividad de sus cuatro años como representantes del pueblo. En la próxima contienda se vaticina que los votantes cobrarán los desaciertos. Los embriagados de poder hacen fila para que los declaren ungidos y puedan volver. Pueblo tico, despierta, ya es hora de dar oportunidad a gente joven y hacer a un lado los parásitos enquistados en el vientre de la madre patria.

Manuel A. Campos Guevara

Cartago

Lenta reparación

Un conductor irresponsable destruyó una casetilla del peaje de la General Cañas y, durante semanas, los que viajamos hacia Alajuela nos armamos de paciencia con colas casi hasta el Cariari. ¿A cuál inoperante institución del gobierno más malo de los últimos años le tocaría hacer una nueva casetilla, cuya reconstrucción no debió durar más de unas seis horas?

PUBLICIDAD

Dr. Jorge Acuña Calvo

San Francisco de Dos Ríos

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota