Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 25 de junio de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Felicidades nacion.com

Nuevo sitio

Reciban en nuestras más sinceras felicitaciones por el lanzamiento de su nueva plataforma audio visual en Internet. Definitivamente, el liderazgo en el periodismo digital demostrado desde hace 18 años se ve cada vez más marcado cuando realizan modificaciones de punta, con una tecnología de avanzada, donde sin ningún miedo ni timidez el Grupo Nación visiona el futuro hoy.

Con un rápido vistazo al sitio, se puede apreciar fácilmente cómo su medio se mantiene jugando en las grandes ligas de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación 2.0. Una vez más, felicidades y gracias por darnos ese salto cualitativo de la información digital.

José Rodolfo Ibarra Bogarín

Presidente, Colegio de periodistas

Últimos carretoneros

Si bien y con razón se conmemora, se escribe y se canta acerca de la carreta y el boyero, hay un personaje totalmente olvidado en este país: el carretonero. Tuve la oportunidad de trabajar muy joven en un negocio en Alajuela, de nombre Materiales González y Pol, de una familia muy querida: don Roque González y doña Mireya Pol. Estaba en la estación del Pacifico, en Alajuela, adonde llegaba el tren.

Al frente de ese negocio fue la última parada de los últimos carretoneros de mi ciudad allá por el año 1976. De la gran cantidad que hubo solo quedaban como nueve. Me acuerdo de sus nombres o apodos, Mano de Mica, El Chino, Zacarías, Melico, Aeropuerto, Sotillo, Abuelo, Onofre, Chizo y uno de los Alpiste. Hace muchos años que ya no están. No se escucha en Alajuela el sonido de las ruedas del carretón ni el trote del casco de aquellos fuertes y valientes caballos. Su carga era la de un metro de arena o piedra, cuarenta blocks, diez sacos de cemento o unas láminas de zinc, varillas etc.

Eran gentes sencillas, de épocas mejores. Sabían lo duro que era hacer un caballo para carretón y apreciaban a este noble animal. Pasaron penurias con la competencia de los camiones y el sombrío futuro que ellos presentían. Se fueron, se acabaron como se acaba un verano, como se van los abuelos, como se va la niñez. No hay más carretoneros en mi ciudad, Alajuela.

PUBLICIDAD

Luis Gerardo Lara

Alajuela

Tarifa poco razonable

Hace unos días, pedí unos repuestos electrónicos por un valor de $5.86. Por error, marqué la forma de envío como UPS y eso me costó $100,00 de flete, por unas cuantas onzas. Como el paquete no apareció, me di a la tarea de localizarlo y en la UPS de Pavas lo encontré. La persona que me atendió me dijo que debía pagarles unos $56,00 por concepto de desalmacenaje y pago de impuestos; lo curioso es que en La Aduana del Correo en Zapote cobran estos rubros cuando el valor CIF de la mercadería sobrepasa los $500,00. De haber comprado dichos artículos en San José, habría gastado alrededor de ¢2000,00, y no de casi $161,86 (¢86.000,00). Por lo visto, existen dos criterios aduaneros distintos: el oficial del Ministerio de Hacienda y el de la UPS, excesivo. ¿Qué dirá la Defensoría del Consumidor sobre esto? Señores de la UPS: yo trabajé en la Dirección de Aduanas y sé cómo se maneja todo eso.

Jorge Webb Ramírez

Cartago

Falta mantenimiento

Pasé por el Parque Central y me quedé mirando el Teatro Melico Salazar, donde se ven algunos pedazos de pared desprendidos y la necesidad de darle una buena mano de pintura a esta obra tan bella. Para disimular las cuitas de las palomitas que ahí residen, deberían poner un color más oscuro en los lugares donde se ven los chorros y las figuras que sobresalen, y el fondo de otro color que compagine. Hay que recordar que esto es patrimonio de Costa Rica. Lo raro es que el Ministro de Cultura no se haya dada cuenta.

Rafael Zamora Bonilla

San José

Libre importación

¿Qué se ha ganado con la antigua refinadora? Respuesta, gastos fantasmas, grandes edificios, más empleados y encarecimiento de los combustibles. Costa Rica debe cambiar la ley de monopolio de los hidrocarburos y permitir libremente la importación a varias empresas privadas. Es seguro que el precio de la gasolina descenderá. RECOPE es obsoleta, en especial al ser la caja chica del gobierno y aún peor, con sus sindicatos y sus millonarias prebendas. Las empresas privadas le pueden enseñar a RECOPE que con unos cuantos empleados se puede manejar la importación directa de gasolina de gran calidad y no la que nos meten, mala y de alto precio. De China no me extraña nada, ya que hizo lo mismo en Nicaragua, con el fantasioso canal.

PUBLICIDAD

Edmundo Rodríguez Rodríguez

Paraíso, Cartago

Pagar por ayudar

Me gustaría preguntar a los medios de comunicación dónde esta su obra social para con las personas pobres que desean superarse. Nuestra empresa tocó sus puertas ofreciendo becas para personas de escasos recursos, madres solteras y jefas de hogar, valoradas en ¢3 millones y lo único que queríamos era que lo informaran a la comunidad. Solo recibimos silencio y un “cobramos tanto”. Con razón estamos como estamos. ¿Será que para hacer una buena obra haya que pagar? Tienen la palabra señores empresarios.

Johnny Ramírez Mena

San José

Sin maría

Tenía urgencia de tomar un taxi de barrio Amón al hotel Radisson. Eran las seis de la tarde y estaba lloviendo. Al llegar, el taxista me dijo que eran ¢1000. Miré hacia abajo y le hice ver que no puso el taxímetro. Respondió que yo no se lo pedí. Con ese proceder, a muchos taxistas les cuesta conseguir clientes y luego andan de huelga para subir la tarifa. Pobres los turistas. ¡Como los engañarán!

Carlos Espinoza Muñoz

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota