Cartas a la Columna

Últimas noticias

4 horas por un marchamo

MALA EXPERIENCIA EN BNCR

Tuve la mala idea y pésima experiencia de hacer el pago del marchamo en la agencia BNCR del Metrocentro, el 20 de diciembre. Llegué pasadas las 5:15 p. m., ¡pero salí hasta las 9 p. m.! Cerca de las 7 p. m., algunos clientes con 2 horas de espera y yo reclamamos por el pésimo servicio, nunca a gritos, como nos dijo el gerente, pero sí molestos pues en 120 minutos no habían impreso nuestros documentos. Peor fue su respuesta del momento: “Ustedes no entienden, pero el sistema del banco no saca los marchamos conforme se van pagando”. Nos resultó adivino el bendito sistema, pues imprimía primero marchamos de gente que iba llegando y que en algunos casos no esperó ni 15 minutos. Luego otras excusas: “El sistema está lento” o “la página del banco se cayó”... En fin, después de 4 horas, y algunos un poco más, tuvimos el tan preciado papel. Todos quedamos convencidos: ¡Nunca más en ese banco!

Nancy Martínez McQuiddy

San José

Es necesario exigir respeto

¡Lamentable ! Es la frase que se deposita en mi mente al conocer (y ver) la forma en que recientemente una persona se dirigió a la señora presidenta de la República en un acto público. Los medios catalogaron el acto como una “increpación”; sin embargo, en ninguna definición del verbo ‘increpar’ este se acompaña de la falta de respeto o incluso la posible amenaza, aun sutil o implícita, siendo que el concepto queda en una “reprensión con dureza y severidad”, acorde con el diccionario de la Real Academia Española. De esta manera, y considerando la forma en que se dio tal “reprensión”, podría esta realmente ser catalogada como una falta de respeto hacia una autoridad y hacia una persona.

Carolina Cubero Fernández

Abogada

Embajador agradecido

Hago público mi agradecimiento al personal del Hospital Calderón Guardia, por el profesionalismo y el trato dispensado el pasado domingo 16. Con motivo de un accidente, afortunadamente sin consecuencias graves, en el que fui embestido por un automóvil particular, mi prestadora de servicios médicos decidió trasladarme para un chequeo preventivo a la mencionada institución. Durante las casi cuatro horas que duró mi “visita”, fui atendido de manera más que amable y puesto en manos de personal médico altamente profesional. Tanto el personal de Emergencias Quirúrgicas, como el de Ortopedia y Traumatología, y el de Rayos, demostró alta capacitación para el trato desde el punto de vista humano y profesional. Vaya para ellos y para las autoridades del Calderón Guardia un caluroso agradecimiento. Y para todos los costarricenses, los mejores deseos para estas fiestas.

Martín A. Balza

Embajador de la República Argentina

Repartan mejor el gordo

Como exjefe del servicio de Anestesiología del Hospital San Juan de Dios, que conoce las múltiples necesidades de equipos y materiales de este centro hospitalario, quiero disentir por la manera en que la Junta de Protección Social de San José asignó al Hospital Nacional de Niños una significativa dosis de recursos económicos del “gordo navideño”.

No es justo , debido a que ese hospital recibe ya aportes del Parque Nacional de Diversiones, sus fundaciones y anualmente también los de la Teletón, recursos estos últimos que deberían ser rotatorios para los diferentes hospitales del país.

Nelson Saint-Hilaire Castellanos

San José

Otra vez Citi

En un viaje reciente hice una compra de $21. Por circunstancias ajenas a mi persona, no me fijé en el estado y envié a cancelar, como siempre lo hago, el monto de contado sin percatarme de este pago. Ahora me llega un cargo por no pago de $30, un 150 % del monto de la factura y ni siquiera tienen la gentileza de informarle o hacerle alguna gestión preventiva si es que tienen alguna deferencia con sus clientes. Considero que la superintendencia bancaria debería poner atención a esto, porque estas cosas lesionan los intereses de las personas y, adicionalmente, le cobran intereses corrientes y moratorios.

Melania Cordoba Víquez

San José

Póngase vivo

Lea, escuche, vea, entérese de lo que está sucediendo. Si bien es cierto estamos en una época de sonrisas para los que alegremente recibimos aguinaldos y ponemos cuentas al día, el Gobierno día a día está subiendo precios, repito: lea, escuche, vea, entérese, ande alegre pero atento. Además, es año preelectoral; no caiga en los mensajes de gobierno. Se glorifican de recarpetear, construir, dar seguridad que, al final, es por lo que nos cobra y por lo que se votó. Seamos críticos y no tiquitos.

Leonardo Zamora Ovares

Santo Domingo, Heredia

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Cartas a la Columna